martes, 12 de junio de 2018

Una de amigos



Estaba equivocada. 

Pues sí, al fin me he dado cuenta. Todo mi problema con las relaciones personales reside en un mero equivoco de concepto. 

Según Google, la palabra amigo (del latín “amicus”) podría derivar del verbo “amore” (amar) o bien de “animi” (alma) y “custos” (custodia); en este caso, significaría “el guarda alma”. Pero hay quien dice que proviene del griego “a” (sin) y “ego” (yo) y que equivaldría a “sin yo”, es decir, “sin ego”.

Sin tantos tecnicismos, me he dado cuenta de que hoy día se considera "amigo" a alguien que te acompañe a eventos, principalmente, para entretenerte. Y ya está.

Mis expectativas para un amigo eran bastante más altas, y también mi comportamiento respecto a ellos.

Para mí un amigo era una persona que te acompañaba, por periodos de duración variable dependiendo de las circunstancias, con una intención de cuidado y respeto mutuo. Alguien con un genuino interés en tu evolución como persona, en ayudarte a alcanzar la mejor versión posible de ti misma. Alguien que se comunica honesta y directamente contigo, sin manipulaciones ni segundas intenciones.

Ha sido rebajar expectativas y de pronto, todas mis relaciones se han arreglado ipso facto. Mano de santo.

Se han salvado unas poquitas personas, muy poquitas. Otras las he puesto en cuarentena. 

Lo he comprobado durante mi viaje. He organizado encuentros con todas las personas que estaban disponibles, incluyendo aquellas con las que tenía algún tipo de “roce”.

Aquí he tirado de teoría pura  y dura, que para algo me tenía que servir todo lo que he estado estudiando últimamente. Concretamente, todo el capítulo de “Stakeholder Management” que se da en Analysis de Negocio y Project Management.

Sorprendentemente, funciona a las mil maravillas con relaciones personales: Mapping stakeholders, analysis de la situación, del interés, de que quieres obtener de esa persona, de cómo crear “rapport”, de cómo lidiar con un “stakeholder difícil”, de como “reparar una relación con un stakeholder” etc 

El sentimiento de vacío y tristeza que me ha producido esta nueva certeza es indescriptible.

Y por supuesto, la cuestión final: De verdad me interesa a mi tener "amigos" para esto? 

Yo no necesito que nadie me entretenga, ni tampoco sirvo para monito de feria. 



1 comentario:

  1. Espero que me sigas contando como yo lo hago.

    Para mi es un honor y una alegría haberte conocido en este universo blogosférico y demás.

    Besos

    ResponderEliminar