sábado, 16 de junio de 2018

Mi tiempo y mi atencion


Vengo de mi tienda favorita. Se trata de un establecimiento de productos que traen directamente de granjas de las afueras de Londres. Un poquito parecido al mercado semanal, pero en una tiendecilla encantadora.

Ademas sirven desayunos, comidas y cenas. Pero todas en version saludable. Hay una segnora, de las de mandil y todo, que puedes ver como cocina desde el establecimiento. El menu es limitado, pero delicisioso y nutritivo. Se reduce a unas tres opciones normalmente. Eso si, el surtido de cafes, infusiones y tes es de antologia.

Yo solia ir por las tardes a por un cafe maravilloso, preparado con todo el cuidado del mundo, y me lo sacaba al parque, a unos bancos y mesas que hay justo enfrente de la tiendecita para estudiar cuando me aburria de estar en casa.

He estado yendo desde que me mude a esta casa. Y siempre ha sido una experiencia de lo mas agradable.

Hoy cuando iba a pagar mis verduras y mi cafe, uno de los tenderos al darme la vuelta me cogio la mano mientras se la acercaba al pecho y me miraba y me decia "Tu te llamas M. verdad, siempre te veo por el barrio sola, como estas tan sola siempre?"

Imagino que se habra tomado la molestia de mirar mi nombre al procesar mis pagos con tarjeta de credito. Y no me soltaba. Tuve que pedirle expresamente que lo hiciera. Ignore su pregunta y solo dije "Can  you please release my hand". Aun asi, no me soltaba. Tuve que soltarme yo misma empleando la fuerza.

Era evidente que esperaba que yo me interesara por su nombre, que esperaba una sonrisa o, mas llanamente, se creia con derecho a mi tiempo y mi interes.

Lleva tratando de llamar mi atencion  varios meses. Concretamente, desde que perdi peso. Antes no me hacia ni caso. Ahora es increiblemente incomodo.

Ha llegado a tal punto la situacion que yo, cuando voy,  me comporto como si padeciera algun trastorno de la personalidad, en plan autista. Y me da una rabia inmensa. A mi me gustaba ir a esa tienda. Esta abierta toda la semana y me permite comprar productos frescos, naturales, traidos de granjas. Y al lado de mi casa.

Este es el tipico "nice man" que se quejaria de que las mujeres no le prestan atencion cuando el es tan "nice".

Pues no, oiga. No me interesa usted lo mas minimo. No, no creo que yo le deba ni mi atencion ni mi tiempo. No tengo porque darle conversacion solo porque a usted le apetezca.

No me interesa porque yo le he oido a usted y a sus opiniones cuando usted no se fijaba en mi, y  no me gustan ni un pelo. Pero aunque no hubiera una razon concreta, yo a usted no le debo nada.

Mi comportamiento no ha podido ser mas expreso a la hora de transmitirle mis intenciones (nulas). Hasta el punto de que usted ha tenido que sujetarme fisicamente para impedir que yo me alejara y obligarme a escucharle.

Y finalmente, no me interesa lo mas minimo porque usted se cree con derecho a imponerse en mi vida. Con su comportamiento me demuestra que lo que a usted le apetece es mas importante que los limites que yo he marcado clara e inequivocamente.

Vayase a la porra, quiere? - Estoy harta.

Aqui Pippa Evans explicandolo menos enfadada que yo: Clik here







2 comentarios:

  1. ¡Qué pesado el hombre!, parece un moscardón.

    Dile que eres monja católica o que si sigue importunándote se lo dices a los dueños del local. O ignóralo totalmente, lo que sea peor no dejes de ir ahí si tanto te gusta.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Hoy he vuelto. Me he puesto unos cascos super-aparatosos. Ni siquiera de los discretitos. No, de esos fosforitos.

    La verdad es que no estaba escuchando musica realmente, porque no me gusta mucho hacerlo por la calle. Siento como que pierdo informacion. Y no necesito distraccion constante.

    En realidad, poner los cascos es un truco que tambien uso en la ofi cuando me apetece ignorar un poco todo el barullo. Si te pones cascos la gente se lo cree y no se enfada. O al menos finge no enfadarse.

    Ni siquiera me los quite en la caja, hice como que miraba el precio en la maquinita cuando me hablaba. Y deje el dinero en el mostrador, en vez de darlo en mano.

    Al menos, no ha intentado nada. Pero ya me fastidia andar con estas historias!!!

    ResponderEliminar