domingo, 17 de septiembre de 2017

Deliciosa e intrascendentemente divertido.



Hace unas semanas tuve que contactar con A. para pedirle que colaborara con nosotros en algo que no tendria porque haber hecho. Y que a todas luces,era un fastidio para el. A mi hasta me sorprendio la entusiasta acogida de la propuesta.

A. es un hombre de unos 45-50 agnos. Estudio ingenieria informatica cuando todavia no era algo "cool" y trabaja como sofware developper. Que tampoco se muy bien lo que es. Tendria que preguntarle, supongo. Sus rasgos faciales no son particularmente atractivos,  aunque tampoco es desagradable. Practica mucho deporte y esta en buena forma fisica,  es introvertido, tranquilo, solitario, amable, organizado e inteligente.

Se vino a mi mesa para enterarse de que necesitaba exactamente. Yo al principio no entendia muy bien que pasaba, pero el hombre estaba inusualmente nerviso: agitado, moviendose todo el rato, teniendo problemas para sostenerme la mirada. Al final, decidimos irnos juntos a por una dosis extra de cafeina y ahi fue cuando empece a comprender que pasaba.

Era Agosto, y yo llevaba camiseta de tirantes. Me habia puesto el consabido chal por encima para trabajar, pero para bajar a la cafeteria decidi quitarmelo y cambiarlo por una chaqueta.

En los escasos cinco segundo que me demore en la operacion, el hombre se puso tan nervioso que hasta se pego un tortazo contra el armario de mi oficina tratando de encontrar la salida. El armario que habia estado en ese mismo sitio todo el tiempo. El mismo tiene uno en la suya mas o menos en la misma ubicacion. Se sonrojo. Yo hice como que no me daba cuenta.

A la semana siguiente me sugirio unirme a el y a dos de sus compagneros de trabajo para comer juntos en la cantina. Casi me da un ataque  de risa cuando me los presento: uno era gay (no era competencia, supongo) y el otro acababa de ser padre y estaba loco con su nigna. Sin embargo, suficiente para no hacerme sentir "atrapada". Me resulto muy tierno el gesto.

Es todo muy entretenido. Y ando viviendo en un estado de sorpresa permanente. No me acostumbro. Esto es como volver a pasar por la adolescencia otra vez. Solo que esta vez es mas facil.

Y ahi ando ultimamente. Dedicandome por primera  vez a mimarme. A ser mi absoluta prioridad. Voy a que me hagan la manicura (porque tambien he dejado de morderme las ugnas), la depilacion laser, blanqueamiento dental, peluqueria. Sigo consejos de You tubers adolescentes en maquillaje. Y en general, hay mucho menos drama en mi vida. Todo se ha vuelto mas liviano y suave. Mi propia vida lo es.

A. todavia no lo sabe. Pero si se decide a pedirme que nos veamos fuera de la oficina,  le voy a decir que si.

Solo por el espectaculo. Es como volver a los 18 agnos en mis ratos libres. O mas bien, los 18 agnos que nunca tuve la oportunidad de pasar.

Porque me resulta todo deliciosa e intrascendentemente divertido...."lo spettacolo d'arte varia di uno innamorato di te..."

Eso si, no tengo ni pugnetera idea de lo que estoy haciendo. Ni de lo que pueda hacer. Ni de como salga. Ni de lo que piense -si es que piensa en algo. Ni de como se tomaria todas las cosas que tendria que contarle sobre mi. 

Es mas, he decidido que no le voy a contar nada. Y si se extragna, pues que se extragne. Con tropezon o sin el, sabra encontrar la puerta de salida si le interesa buscarla. Que como dirian las mujeres sabias de mi pueblo "Si sale con barbasSan Antónsi no, la Purísima Concepción". 

Y tampoco me importa demasiado, pa que vamos a negarlo. Ni rastro de todo mi drama existencial. Se ha esfumado. 

Mi vida ultimamente es como una tarde  tumbada al solete en el patio, con el calorcito resbalando y viendo pasar las nubes muy despacio. Esperando a que llegue la hora de la merienda. 

Dios mio que descanso!!! 




3 comentarios:

  1. ¡Eso! a dejarse fluir con lo que vebga como venga, sin pensar tanto.

    Jugar, juguetear, livandad, volver a re-vivir los 18, peor esta vez viviéndolos es muy bueno, necesario y sanador.

    ¡Me alegro!

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Pero, no peor, digo.

    Ah! y eso de mimarse a uno mismo con peluquería y etc, es genial. Y cuánto más nos queramos a nostras mismas, más nos querrán los otros. Cuánto más nos respetemos, más nos van a respetar y cuánto más juguemos, rejuveneceremos y crearemos alegría en nuestras vidas. Myriam dixit jajajaja.

    ResponderEliminar
  3. Entretenida estoy un rato, eso si....

    A ver si me pongo con la segunda tanda porque esto es de chiste!

    ResponderEliminar