domingo, 13 de agosto de 2017

Downsizing my life



La semana pasada quede con una amiga a la que no habia visto en un agno mas o menos. Para mi mayor  sorpresa, tuve que acercarme hasta ella y  saludarma para que me reconociera.

No tenia ni idea de que el cambio era tan significativo. No es solo que me haya deshecho de 30 kilos en total, es el resto de mi apariencia. Que ha acabado por influir en mi vida tambien.

Al principio, me resisti a tirar toda la ropa extra. Tenia miedo a volver a necesitarla. Que es otra forma de asumir que no vas a lograrlo.

Pero llego un momento en el que no me quedo mas remedio que empezar a hacerlo. Literalmente me quede sin espacio fisico para almacenarla. Porque tenia que ir comprando mas a medida que la vieja dejaba de servirme.

Asi que un buen dia me puse a ello. Armada con el "Metodo KonMarie" de organizacion minimalista japonesa, me pase un fin de semana deshaciendome de todo lo que ya no me servia.

Empece por la ropa, pero luego fueron los libros, los apuntes, los papeles, los objetos de decoracion innecesarios, los artilugios de cocina que no utilizo, lo productos que no uso...todo. Todo lo revise y me quede con lo mas esencial, y solo con lo que me gusta.

Y del mismo modo, muy suave pero firmemente, me he ido deshaciendo de un monton de cosas en mi vida que ya no me sirven. O que simplemente, no me siento comoda con ellas.

Hablo de gente de la que me he alejado. De mi actual incapacidad para ofenderme por opiniones ajenas, que no es fingida, sino real.  Si acaso, presto un poco de atencion a los hechos para decidir si merece la pena o no que intervenga. De situaciones en las que ya no me meto. De complicaciones que simplemente ya no estoy dispuesta a gestionar. De simplificar mi vida.

Y todos estos cambios, al parecer, se reflejan en mi apariencia. Yo no noto nada. Pero por lo visto, parezco distinta.

A mi lo que me fastidia, es que finalmente soy la propietaria de un cuerpo "talla S". Algo que jamas habia logrado. Ni siquiera con veinte agnos y toda mi juventud encima.

Cierto que me gustaria perder un par de kilos mas. Pero de momento tengo que dejarlo hasta que aumente las musculatura en la parte superior del cuerpo-si no quiero causar mas estragos de de esos de los que mis lectoras femenina se pueden imaginar.

En fin, que me disperso, a lo que iba. Que no he tenido esta aspecto en mi vida. Pero yo no veo ninguna diferencia en el espejo.

Al parecer,  a veces cuando sufres un cambio fisico drastico tu cerebro puede necesitar meses para procesarlo. Y mientras tanto, yo me sigo mirando y remirando  y veo lo mismito que antes. Aunque me conste que al menos en lo que se refiere al peso, no es cierto.

Y ademas, ya no me parece tan importante como antes.

Hay que joderse.

Paciencia.








No hay comentarios:

Publicar un comentario