domingo, 23 de agosto de 2015

Live like a Warrior

He seguido toda la polémica relacionada con la actuación de Matisyahu en España con una mezcla de estupor, asombro vergüenza-de mis compatriotas- y pura admiración.

Sí, Matisyahu me era conocido, pero aunque conocía su música y algunos de sus temas, nunca me llamó excesivamente la atención. "Live like a Warrior" me gusta. Eso es verdad. 

Sin embargo esta mañana, cuando he visto los vídeos de su actuación me he quedado alucinada. Sintiéndome pequeñita y miserable. Muy poquita cosa y muy cobarde a su lado.

Se negó a entrar en polémicas, se negó a dar declaraciones. Se negó a dar explicaciones o justificarse. 

Pero salio al escenario. Tras recibir una más que dudosamente honestas disculpas. 

¿Y es que nadie se ha dado cuenta? No, no salió con una visera puesta del revés. Salió con su Kipá. Y las Sefirot cruzándole el pecho, grabadas en su camiseta. Teniendo en cuenta su pasado Jasídico Ortodoxo, dudo mucho que sean elecciones accidentales.

Y durante 45 minutos estuvo cantando enfrente de las banderas que representaban en este caso una condena hacia todo lo que él es y todo en lo que cree. 

Al parecer, su actuación fue seguida por innumerables ojos a través del streaming en directo. Después de todo el jaleo que se formó, miles de personas pertenecientes a los mas variopintos sectores de la comunidad Judía International,  acompañaron su actuación en la distancia. Y eso a pesar de que nunca hubieran escuchado su música con anterioridad. Con una mezcla de preocupación, admiración y respeto. Y sí, también cantó "Jerusalem". 

Hizo lo que decidió que iba a hacer, su trabajo; cantó, dio las gracias, y se fue. 

Esa  clase de valentía, fuerza, control, auto-respeto, decisión, seguridad y autoconfiaza me ha dejado completamente noqueada. Yo de mayor, quiero ser así.

Y si él puede, yo puedo intentarlo.



Live like a Warrior! Enlace aquí.




martes, 4 de agosto de 2015

Iré a encontrarme contigo a algún lugar de ayer.




Porque me duele tu dolor.  
Porque puede que ni sepa cuándo, si al fin dejas de respirar. 


Iré a encontrarme contigo a algún lugar de ayer.
Sin prisa y sin viento.