viernes, 13 de febrero de 2015

Ya no vengas




Ya no vengas, amor
Ya no. 

Haz lo que puedas
Con lo que tengas
Cuando duela,
Pero ya no vengas. 

Ya no vengas,
Que para seguir amando
Me he arrancado 
La piel, el corazón, los labios.

Por eso no vengas, 
Ya no
Que me avergüenzas.



4 comentarios:

  1. Estoy por no ir... Aunque no sea su amor...

    No se arranque nada, por dios... si le quedan ganas de arrancar algo... arránquele los pelos... los ojos... los... qué se yo... pero usted... no se me lastime ahora que le había cogido cariño...

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito y qué tierno su comentario. Gracias.

    Pero no...si yo contra él no tengo nada, pobrecito mío...ni siquiera le conozco, sabe?

    Bastante tendrá él consigo mismo. No, no me meto con él. Le aprecio.

    Le aprecio porque no le conozco. Si le conociera es probable que le quisiera, porqué iba a hacerle daño?

    "Porque no nos conocimos y en el tiempo que perdimos
    cada quien vivió su parte, pero cada quien aparte,
    porque no puede apagarse lo que nuca se ha encendido,
    porque no puede ser sano lo que nunca se ha podrido..."

    A veces me da pena, tan solito por ahí, y hasta le escojo regalos que luego no compro.

    Pero no, ni está ni se le espera.

    ResponderEliminar

  3. "Porque nunca entenderías mis cansancios, mis manías,
    porque a ti te dió lo mismo que cayera en el abismo,
    este amor que despreciaste porque nunca me buscaste,
    donde yo no hubiera estado, ni me hubiera enamorado... "

    Canción a Nadie... qué pequeño es el mundo... Nadie... Ulises... O..
    Qué más da...

    Qué espabile mire usted... Que no sabe lo que se pierde...
    (Como si lo supiera yo... Valiente "enterao" estoy hecho...

    ResponderEliminar
  4. Ve? Eso es lo que pasa cuando una mira a la Luna esperando encontrarse sonrisas, y gatos mágicos y salvadores de vidas y qué se yo qué cosas mas.

    Yo ya no espero nada de eso de la Luna.

    Y en cuanto a él, ¿Porque tendría que hacer nada que no quiera?

    Déjelo con sus cosas. Allá estará, ocupado salvando el mundo o en una maratón de series de Netflix.

    Ya no espero que haga nada, excepto orbitar y reflejar la luz del sol, como la Luna en las noches abiertas.

    Le tengo cariño, no se crea. Pero no espero nada. Ni siquiera que aparezca.

    Un abrazo, D. Odiseo.

    ResponderEliminar