lunes, 2 de noviembre de 2015

Opinión versus Aprobación y/o Validación.




Bosquejo de pensamiento políticamente incorrecto número tres.


Ya me ha pasado varias veces. Alguien me pide mi opinión sobre un particular, yo la doy. A renglón seguido, dicho alguien se me enfada alegando que "quien soy yo para juzgar" y que "allá cada cual con su vida" y que "hay que aceptar lo que a cada quien le parezca bien según su criterio".

Para empezar, si usted me pregunta mi opinión, yo lo que asumo es que usted quiere escuchar mi opinión.

Pues visto lo visto, parece ser que no. Y yo me supongo que en el futuro tendré que empezar a preguntar si se trata de "opinión-opinión" o mera "aprobación y validación externa" antes de responder.

Parece que hay muchas mas personas de las que uno pudiera imaginarse que no soportan, literalmente, la ausencia de validación externa. ¿De verdad? ¿Tan poquita confianza en una misma y en el propio criterio?

Además, que a mi la discusión, la divergencia de opinión, la exposición razonada de argumentos amores y odios me parece en sí misma una buena cosa. Me ayuda a ver mas claramente.

En general, opinar me parece bien. Creo que disentir y discutir y razonar es per se una actividad positiva. Y no, no me siento ni un poquito mal si usted no está de acuerdo conmigo.

Puede que yo esté equivocada, y si alguien me explica algo que desconozco, me ayudará a mejorar. O puede que no, que sea una completa estupidez. O algo intermedio.

Y para seguir yo no creo en el relativismo moral. Si me apuran, casi que prefiero el positivismo. Y no creo que todo esté bien, ni que haya que aceptar cualquier cosa, ni que todos los juicios de valor sean aceptables. Pero no me importa escuchar que usted sí lo está.

Pues al parecer, para una gran mayoría de mis congéneres, no. Por lo que he podido deducir, la amistad hoy en día supone validar cualquier acto u opinión. Incluso si éste puede ser constitutivo de sanción administrativa!. Porque claro, si una es amiga, eso significa que está de acuerdo siempre.

Y una más que me ha eliminado del Facebook.

Como si no me resultara ya bastante complicado lidiar con mis congéneres. Supongo que antes de emitir cualquier opinión contraria tendré que empezar a valorar además que la persona puede que  me retire la palabra. Y si yo estoy dispuesta a asumirlo.

Paciencia.


sábado, 24 de octubre de 2015

Angels struggling...




"We are not Humans struggling to be Angels; we are Angels struggling to be Humans. Isaac Benjamin"

Ayer asistí al funeral de Isaac Benjamin. Tuve la inmensa fortuna de conocerle hace tres años. 

Anciano caballero, canoso, de cuidada perilla y unos noventa años de edad. Judío Sefardita, Arquitecto de profesión, Maestro de Cábala en sus ratos libres, hablaba 14 lenguas pero había olvidado cuales eran. Era un juego habitual para el resto del grupo dirigirnos a él en todas las que sabíamos. Simplemente contestaba en el mismo idioma. Había vivido en más países de los que yo puedo ubicar en el mapa. 

Le encantaban la música, las canciones, el buen vino y las cenas abundantes. Los cafés con los amigos. Las historias. Conocer personas. Viajar. Escuchar mirando a los ojos. Hablar. Discutir. Y, por supuesto, estar en desacuerdo. 

Su presencia física resultaba impactante. Habitualmente vestía traje de paño oscuro con pañuelos y chalecos y corbatas. Completaba su atuendo con inmensos abrigos negros, un bastón y sombrero de ala ancha de fieltro sin el que rara vez le ví. 

Había sido sin duda un hombre atractivo en su juventud, y aún se adivinaban rastro de ese encanto. En su trato con las mujeres, hacía gala de  una juguetona ironía y autoconfianza difíciles de obviar. 

A mí me regaló algunos libros. Siempre llevaba su inmenso maletín negro lleno de libros. Era como una biblioteca ambulante, contrabandista del conocimiento y del pensamiento políticamente incorrecto. Los tomaba de un sitio y los dejaba en otro. 

Sólo me quedé uno. Los otros los regalé también, ya que no podía leerlos. No estaban escritos en ninguno de los idiomas que yo conozco, sólo que él, como le pasaba a menudo, no se había dado cuenta de en qué lengua estaban escritos cuando me los entregó.

Se había casado con una mujer hermosa, decía. Pero todas se lo parecían, como confesaba sin pudor. Con ella tuvo varios hijos. Sin embargo, lo abandonó por otro caballero, en algún punto de su madurez. Siguió haciéndose cargo de sus hijos mucho antes de que las pensiones de alimentación fueran impuestas. Por esas extrañas circunstancias de la vida, su mujer fue a su vez abandonada por este hombre, y mas tarde sufrió una enfermedad que afectó su memoria. 

Abandonada y sola, al cargo de sus hijos, Issy se hizo responsable de todo. Con noventa y muchos años seguía viajando trimestralmente a Barcelona para asegurarse de que ella -la madre de sus hijos- se encontraba bien. En cada encuentro, ella, que había olvidado su propia traición inicial le reprochaba su abandono. Jamás respondió con otra cosa que no fuera ternura. 

El resto de su familia más cercana estaba repartida entre Sudáfrica, Londres, Israel y dos lugares del Norte de Africa que no consigo recordar. Túnez y Marruecos, creo. Pero no podría asegurarlo. 

Solía trazar sobre servilletas de papel el nombre de Dios en caracteres Hebreos, de modo que conformasen una figura humana. A menudo en servilletas de cafetería. Y se aseguraba de que todos repitiéramos los trazos. Fue ese el único conocimiento que jamás le vi imponer.  Y la primera palabra hebrea que yo aprendí a dibujar. Del mismo modo que él. 

Las últimas palabras que me dijo, en nuestro último encuentro,  fueron "Your eyes...you are so alive!!!"

May your memory be a blessing. 



domingo, 18 de octubre de 2015

I wish I could...



"I wish I could show you when you are lonely or in darkness, the astonishing light of your own being."

----- Hafiz of Persia.

domingo, 4 de octubre de 2015

Pero yo no olvidaré.



Pues acabo de enterarme de que una de las Personas a las que mas quiero y que más me saca de quicio, todo al mismo tiempo, se está recuperando. 

Es complicado de gestionar. Ya ni lo intento; la verdad. 

Me cabrea hasta límites increíbles, me exaspera. Sigo enfadada. Mucho. 

Pero también es una de las poquitas personas que creyó en mí cuando nadie más lo hacía. Que me sostuvo con balones de oxígeno cuando ya ni respirar podía. Que mostró compasión y respeto. Por eso, también tiene todo mi agradecimiento y mi propio respeto. Mi admiración. 

Por lo que he estado leyendo, es posible que entre los daños colaterales se encuentre la pérdida de la memoria. Ha estado en coma mucho tiempo y al parecer no recuerda a sus familiares. Mucho menos a mí, supongo. 

Me alegra saber que sigue en este mundo. Me alegra saber que sigue habiendo alguien así. Me alegro de que exista. 

Y es una suerte que hayamos sido dos. Él puede haber olvidado, pero yo no lo haré. 

Gracias.

P.D..."Te quiero con mi amor de aficionada..."


miércoles, 9 de septiembre de 2015

Nueve de Septiembre.



Nueve de Septiembre. Por razones en las que no voy a entrar, hoy es uno de los aniversarios  más importantes para mí. Ha sido un día duro.  Es lo que tienen los Aniversarios Secretos, que nadie más parece estar al tanto. Y tuve que sacar el día y el recuerdo adelante.

Por primera vez desde que empecé a trabajar, llegué tarde a la oficia sin causa aparente. Tuve que llamar alegando un imprevisto de última hora. En realidad, sí que era un imprevisto, y sí que era de última hora: No se me ocurrió que aún pudiera producirme tantísima tristeza. 

Me bajé a mitad de camino para dar un paseo por el Parque, por eso llegué tarde. Porque no quería que me vieran llorar por los pasillos. 

Viento frío de Septiembre. A veces, consuela. 

Claro, que hoy también era un día complicado. Y he llegado hasta el final. Ahora, basta. 


domingo, 6 de septiembre de 2015

Septiembre





¿Cómo les ha ido el verano? 

No sé porqué, hoy se me antojaba el día como "El último día del Verano". He salido con chaqueta y botas. He hecho limpieza de armario y llevado a reciclar ropa que  no me pondré más. He vuelto a poner el edredón gordo en la cama y de cena, me he preparado sopa de calabaza; así que sí, se ha terminado el Verano. 

A mí ésto de que se acabe el Verano me gusta. Ando al revés que casi todo el mundo. Me recuerda un poco a los comienzos de curso. 

A ver que tal son las cosas este año. Si las materias son difíciles, si los profesores son buenos, si los compañeros son majos. 

Yo durante estos meses he estado haciendo como que hago algo de deporte, leyendo y pensando. Mucho.  

Algunas cosas tienen que cambiar. Tengo que cambiar algunas cosas. Y ni puñetera idea de por donde empezar. 

Nos vemos mañana, en clase. 

domingo, 23 de agosto de 2015

Live like a Warrior

He seguido toda la polémica relacionada con la actuación de Matisyahu en España con una mezcla de estupor, asombro vergüenza-de mis compatriotas- y pura admiración.

Sí, Matisyahu me era conocido, pero aunque conocía su música y algunos de sus temas, nunca me llamó excesivamente la atención. "Live like a Warrior" me gusta. Eso es verdad. 

Sin embargo esta mañana, cuando he visto los vídeos de su actuación me he quedado alucinada. Sintiéndome pequeñita y miserable. Muy poquita cosa y muy cobarde a su lado.

Se negó a entrar en polémicas, se negó a dar declaraciones. Se negó a dar explicaciones o justificarse. 

Pero salio al escenario. Tras recibir una más que dudosamente honestas disculpas. 

¿Y es que nadie se ha dado cuenta? No, no salió con una visera puesta del revés. Salió con su Kipá. Y las Sefirot cruzándole el pecho, grabadas en su camiseta. Teniendo en cuenta su pasado Jasídico Ortodoxo, dudo mucho que sean elecciones accidentales.

Y durante 45 minutos estuvo cantando enfrente de las banderas que representaban en este caso una condena hacia todo lo que él es y todo en lo que cree. 

Al parecer, su actuación fue seguida por innumerables ojos a través del streaming en directo. Después de todo el jaleo que se formó, miles de personas pertenecientes a los mas variopintos sectores de la comunidad Judía International,  acompañaron su actuación en la distancia. Y eso a pesar de que nunca hubieran escuchado su música con anterioridad. Con una mezcla de preocupación, admiración y respeto. Y sí, también cantó "Jerusalem". 

Hizo lo que decidió que iba a hacer, su trabajo; cantó, dio las gracias, y se fue. 

Esa  clase de valentía, fuerza, control, auto-respeto, decisión, seguridad y autoconfiaza me ha dejado completamente noqueada. Yo de mayor, quiero ser así.

Y si él puede, yo puedo intentarlo.



Live like a Warrior! Enlace aquí.




martes, 4 de agosto de 2015

Iré a encontrarme contigo a algún lugar de ayer.




Porque me duele tu dolor.  
Porque puede que ni sepa cuándo, si al fin dejas de respirar. 


Iré a encontrarme contigo a algún lugar de ayer.
Sin prisa y sin viento.





viernes, 10 de julio de 2015

Vuelvo a ti, mi querido filósofo muerto.

Vuelvo a ti, mi querido filósofo muerto...de donde nunca me he ido. Marco Aurelio. 

No recuerdo como tropecé con tus meditaciones por primera vez. Creo que fue en la biblioteca de mi ciudad, una de esas tardes en donde no tenía a donde ir; pero sí de donde alejarme. 

Y casi me se tu libro de memoria. Te convertiste en mi héroe moral, si es que tal cosa existe. 

¿Puede una adolescente de trece años hallar consuelo en las palabras de un anciano moribundo de hace mas de 3000 años? Pues sí, sí que puede, supongo. Si la adolescente era yo. 

Mira que he tenido años desde entonces. Y aún así, no lo he aprendido todavía.

"En los ejercicios del gimnasio, alguien nos ha desgarrado con sus uñas y nos ha herido con un cabezazo. Sin embargo, ni lo ponemos de manifiesto, ni nos disgustamos, ni sospechamos más tarde de él como conspirador. Pero sí ciertamente nos ponemos en guardia, mas no como si se tratara de un enemigo ni con recelo, sino esquivándole benévolamente. Algo parecido ocurre en las demás coyunturas de la vida. Dejemos de lado muchos recelos mutuos de los que nos ejercitamos como en el gimnasio. Porque es posible, como decía, evitarlos sin mostrar recelo ni aversión."


Recuerdalo, bonita. Que te me habías despistado:

La vida, la vida cerca de otros, no es más que un Gimnasio. 

Al menos la mía. 

Trata de evitar los golpes. Si puedes. 






martes, 30 de junio de 2015

Seguir caminando


Ayer, como des costumbre volví en metro del trabajo. Me paré en la tienda de los "Turcos" a comprar fruta y humus casero. Y fue a la salida cuando le vi. Un hombre joven, de unos 40 años aproximadamente llamó mi atención. Era imposible no notarle. 

No sólo por su más que evidente atractivo, de facciones perfectamente simétricas, rostro anguloso y suave. 

Ni tampoco  por su torso, de increíble modelado tono muscular. Llevaba una camiseta de manga corta, y se adivinaban unas formas similares a las de los Gimnastas profesionales. 

Lo que me llamó la atención fue su expresión: completamente concentrado en el camino que tenía ante sí. 

Toda esa concentración era necesaria. Caminaba muy despacio manteniéndose constantemente cerca de la paredes de los edificios. Usaba dos muletas, porque sus piernas apenas podían sostenerle. Utilizaba la fuerza de sus brazos para desplazarse, y las piernas para equilibrarse. Aún así, era evidente que controlaba sus movimientos. 

De pronto, un paso en falso y se cae. Justo enfrente de mí. No dice nada, no reacciona, no se exaspera, sólo respira tranquilamente. En ese momento un grupo de personas que estaban mas cerca de él que yo se apresuran a acercarle sus muletas, ya que ha tenido que soltarlas para amortiguar la caída. Se detiene un rato para sacudirse los pantalones. Alguien le dice algo así como "Te has caído, estás bien?". 

Él sólo responde "Me he caído porque estoy caminando". Y sigue caminando. 



lunes, 22 de junio de 2015

Emigrante vital



Tengo la cabeza dividida entre cuatro idiomas, tres culturas, dos religiones, dos países, cinco vidas, un par de batallas, varias sonoras victorias y alguna perenne derrota. 

Y no me importa. De verdad que no me importa. Paso de una otra como quien cambia de metro. Así, entre el desayuno y las nueve de la mañana, a tiempo para llegar a la oficina.

Lo único que me toca las narices son las malditas fechas conmemorativas. Paso por cada una de ellas dos o tres veces al año. Como si no fuera suficiente con una. 

A este paso me voy a convertir en campeona olímpica de halterofilia emocional, escaladora de obstáculos en hielo y maratoniana mental. Todo al mismo tiempo. 

Hoy es el día del padre en U.K. Ya lo fue en España allá por Marzo. Y otra vez las postalitas, y los anuncios, y los regalos y los ejemplos asombrosos de paternidad abnegada por los que ya pasé hace tres meses. Otra vez. 

Es decir, otra vez que no celebro nada.Lo mismo con las Navidades, que se me "duplican" con Janucá...por poner un ejemplo. Eso sólo significa que estoy sola en ambas fiestas. Ni siquiera el año nuevo se salva: paso por los dos, por el secular y por el Judío. 

Que fastidio por favor. Y además, a fuera de economizar disgustos cada vez me importa todo menos. 

Ahora celebro mis propias festividades. Yo solita. 

Y no pienso invitar a nadie.






martes, 2 de junio de 2015

Usos y costumbres de seres invisibles



Tengo un super-poder, soy invisible.

Por lo general, es una mierda. Pero te deja mucho tiempo libre para dedicarte a tus cositas y andar pensando en tus asuntos.

Claro que si no te pueden ver, tampoco te pueden parar. Eso también.

Creo que debería concentrar mi atención en esto último.



sábado, 16 de mayo de 2015

Cuestionarios


A una "jefa-que-no-es-mi-jefa-pero-que-me-puede-mandar-cosas", nueva categoría profesional a desarrollar en algún código de algo, la han mandado a un curso para aprender como "Mandar".

O dicho en Inglés, que parece que siempre queda mas pijo "Team Management". En este caso, su equipo parece que ella cree  que soy yo.

En fin, que ayer me llama por teléfono para que rebusque entre los papeles de encima de su mesa y le confirme una información. Así que me tengo que poner a revolver todo lo que tiene, y encuentro el documento en cuestión y se lo leo, y me da las gracias y cuelgo y hasta aquí todo normal.

Pero no. Nada mas colgar mis ojos vuelven a uno de los pepelitos revisados. Y sí, sé que está muy mal ya mientras lo estoy haciendo. Que no debería, que no es éticamente aceptable. Que sí, que he estado revisando todos los papeles con ella al teléfono pero que ese no debería haberlo visto. Y después de haberlo visto, que no debería releerlo tras colgar. Pero no puedo resistirlo. Y menos aún casi memorizarlo.

Era del curso de Team Management. En concreto, tenía que rellenar una serie de cuadritos acerca de una persona a la que dirigiese. No ponía nombres, pero no me quedó ninguna duda de que se trataba de una servidora. Y no sólo porque sea la única a la que "dirige" en estos momentos.

Aquí va una transcripción:

Best and worst moments 
Best a.m,
Tired and miserable by 4 pm

Mood
Jolly on Mondays
Worn down by Friday

Nota: Como buena introvertida, diría yo...no tenía idea de que se notaba tanto!!!

Likes and Dislikes
Likes the Project Management side of the Work
Especially dislikes disorganization -esto último subrayado-

Motivation
Structure and Results
Praise does not work

Selfsteem
Reasonably good

What do you admire about her
Ability to change & lack of fear to change

What makes her/him laugh
Do not know

What´s going on in her/his live
She spoke once about moving house

Common 
Little that I have latched on

How they describe themselves
?

Del resto de cuestiones: familia, amigos, situación personal, sentimental, principal preocupación, retos,dificultades,  creencias, valores, religión, hobbies y no se qué mas, no había nada. Ni el interrogante puso.

Al parecer, no supo rellenar nada más.

Y suspendió la actividad.




jueves, 7 de mayo de 2015

"Bonita porque tú lo digas..."



Y qué manía con la belleza...

Es descorazonador comprobar cómo hasta desde las tribunas feministas mas renombradas se hace apología de la belleza femenina. Y todo ello en campañas  pretendidamente "feministas". 

Asisto con cara de puro pasmo a mensajes del tipo "Las curvas son bellas", "Las mujeres con curvas son hermosas", "La mujer en la tercera edad es hermosa", "Las discapacitadas son hermosas", "Las madres son hermosas", "La diferencia es hermosa",  "La belleza interna es lo que cuenta", "Lo bella que resulta tal persona para tal otra a pesar de.....", y así con todas las categorías de mujeres imaginables.

El problema sigue siendo el mismo. Se instituye como criterio para merecer valoración externa la belleza . Y además se pretende que la sociedad la considere a una bella.

Parece que sólo las mujeres bellas merecen valoración y atención. Las mujeres calificadas por la sociedad a la que tratan de convencer como bellas. No es suficiente el propio concepto.

Si me apuran, diría que además la belleza tampoco tiene mucho que ver con quien es la mujer en concreto, las elecciones que ha tomado, la vida que lleva. 

La belleza es un billete de lotería genética ganador, con gran componente cultural, dependiente de un sujeto externo que aprecia y la ratifica como tal...convirtiendo al sujeto bello, nuevamente, en objeto. Un divertimento estético. Un objeto decorativo al fin.

Ya me tienen harta. 

Si por mi fuera, puestos a valorar físicamente, yo valoraría la salud y la fuerza. Al menos estas dos categorías no desplazan la responsabilidad de la valoración fuera de la propia persona valorada. 

Se mire como se mire, es objetivamente preferible estar sano que no estarlo. Ser fuerte que no serlo. No conozco a nadie que voluntariamente renunciara a ello, siempre y cuando no mediase algún problema psicológico.

Y además, a partir de ciertas edades, el estado físico sí suele relacionarse con las elecciones y modo de vida de la persona. Salvo situaciones concretas de enfermedades serias y/o accidentes. 

Yo me he propuesto no volver a hacer ningún comentario acerca de la supuesta belleza de ninguna mujer, y particularmente niña, nunca. 

¿Y porque definirse a través de la apariencia física? ¿Porqué no usar otros parámetros...cada uno los propios? 

Sí, ya lo sé. Se supone que la belleza es un reflejo de la salud, o ese fue su origen. Permitía valorar la capacidad reproductiva de una mujer. Yo entiendo que eso tuviera su utilidad allá por el año de Maricastaña...pero ¿Promoverlo desde tribunas feministas? ¿A estas alturas? ¿Y a nadie se le ha ocurrido escribir sobre esto?

A mí personalmente me maravillan y atraen otras cualidades. La inteligencia, la independencia, la fuerza mental, la amabilidad, la honestidad, la tenacidad, la generosidad, la imaginación, la creatividad, el buen humor, el criterio propio, la capacidad para cuidar de uno/a mismo, la habilidad para tomar decisiones,la resiliencia, la capacidad de observación, la capacidad de aprendizaje, la capacidad para mantenerse interesado por la vida, la capacidad de sorprenderse, la pasión, el auto-control, la auto-motivación, la energía, la responsabilidad, la capacidad de adaptación...por citar algunas.

Tengo alguna conocida que le ha dicho que "Sí" a un tipo porque -y cito textualmente- "era muy sonriente". Me resulta incomprensible, pero al menos aprecio el criterio propio. 

Pero no, venga mas campañas acerca de lo bellas que somos las mujeres. 

Pues yo no quiero ser bonita... "bonita porque tú lo digas". 

Lo que yo quiero ser es lo que me de la gana. Lo que me de la gana a mí. 




domingo, 26 de abril de 2015

Qué Misión ni qué narices!!!



Qué "Misión" ni qué narices!!!

"Tienes que encontrar tu Misión en la vida", te dicen...

Para la vida no hay mucha diferencia entre mi existencia y la de una araña.

¿Tiene la araña alguna "Misión"? ¿Qué se espera de una araña?

Se espera que construya su tela, que atrape algunos bichos, que se destruya su tela; y que al final se muera.

Hay muchas arañas, no hay gran diferencia entre una y otra -salvo para esa una.

Pues lo mismito, yo.




lunes, 20 de abril de 2015

De cuando tu lado horrible no es tan horrible, y además te hace un favor.


"Cada vez que se aburre de andar,
da un salto mortal."

Esto de estar medio-pa-llá tiene sus ventajas. Mi cerebro, que en algunas ocasiones se me rebela, ha tenido la amabilidad de disociarse nuevamente. Pregúntenle a cualquiera con las siglas "Dr" delante del nombre de su profesión y muy gustosamente les explicarán todas las razones por las que es un hábito nada recomendable.

Me la sopla. Muy agradecida que le estoy en esta ocasión.  

Recuerdo la primera vez que ocurrió conmigo de espectadora. Asistiendo y no sobreviviendo. 

Yo estaba en una cafetería de Madrid. Nada fashionista y bastante tranquilita, pero con un desayuno de los que me gustan a mi los fines de semana: Café de verdad -no este brebaje horroroso que sirven por estos lares- zumo de naranja natural y tostadas de pan con tomate. 

Era Domingo por la mañana, yo estaba leyendo el periódico y tenía planeado ir a dar una vuelta por el Rastro después. Y entonces sonó el teléfono. 


 -"Ring", primer timbrazo. 

Yo inclino la cabeza para ver el número del llamante. Y lo veo, claro. 

Al otro lado del teléfono, y resumiendo, quien llama es un embrollo. Una de esas situaciones en la que nunca vas a ganar porque hagas lo que hagas, te haces daño. 

Te haces daño si te vas,  porque mentalmente no puedes alejarte. Te haces daño si te quedas. 

La única salida lógica es hacerte daño e irte; porque al menos, escogiendo esta opción hay una posibilidad de que en el futuro deje de doler. 

Y racionalmente hablando, el daño nunca será físico si te alejas.  El mental te lo llevas de todas todas, en eso no hay salida. No es que el mental sea necesariamente menor. Pero como norma general, a igual intensidad, un sólo golpe es mejor que dos cuando es una misma quien los lleva. 


 -"Ring", segundo timbrazo.

"Andá" pero si yo no quiero hablar", fue mi  pensamiento. 

No es que tuviera que obligarme a no cogerlo. Es que no me daba la real gana. Y además tenía la boca ocupada con la tostada de pan con tomate. Las tostadas de pan con tomate saben mejor con pan crujiente y calentito, donde va a parar. 


 -"Ring", tercer timbrazo.

"Es que no quiero hablar ni ahora ni nunca".  

No contesté ni esa llamada ni ninguna de las que le siguió. Para ser honestos, a partir de entonces,  le sacaba la lengua al teléfono cuando sonaba. Hasta que dejó de sonar. 

Veinte segundos escasos y a mi aquello ya me importaba una higa. En realidad,  no recuerdo mucho mas allá de ese momento. Ni siquiera si volvimos o no a hablar. 

Mi querido cerebro parece tomar estas decisiones por su cuenta. En algunas ocasiones en las que el dolor se vuelve, por las razones que sea, intolerable, tiene la amabilidad de hacerme ese favor. Hay quien lo denomina Trastorno. A mi me empieza a resultar encantador. Todo lo que implique ahorrarse un drama me lo parece.

Y tampoco es que el desencadenante tenga que ser nada especial, ni llamativo, ni exagerado, ni siquiera inusual. Simplemente, en algún momento, ya es suficiente. 

Y ha vuelto a ocurrir. Y moooola. Vaya si mola. Voy a darle a ese amasijo de neuronas un chute de helado de chocolate a modo de compensación química.

Y tan ricamente...



lunes, 30 de marzo de 2015

Me cercenaron la palabra...

 

Me cercenaron la palabra; y descubrí mis manos. 

Escribo, porque no sé hablar.

Y vivo en un mundo que ya no lee.








domingo, 1 de marzo de 2015

Portobello Road


"El que quiera deshacerse de algo que usó , qué venga a venderlo a Portobello Road..." (Aquí) 

Debería estar contenta, pero no lo estoy. De hecho podría escribir los versos mas tristes esta noche...no lo haré, porque mañana tengo que madrugar. 

Recuerdo la película de La Bruja Novata. La ví cuando era pequeña. "Portobello Road" me sonaba a magia. Nunca creí que existiera ese lugar. 

Pero sí que existe. Esta aquí mismo, a media horita caminando de mi casa. Me bajé este fin de semana; otra vez. 

Debería estar contenta y no puedo sentirme mas triste. 

Los lugares mágicos no son tan maravillosos cuando una llega finalmente. Ni siquiera cuando ese día es tu cumpleaños, y hace sol, y todo va bien. 


viernes, 13 de febrero de 2015

Ya no vengas




Ya no vengas, amor
Ya no. 

Haz lo que puedas
Con lo que tengas
Cuando duela,
Pero ya no vengas. 

Ya no vengas,
Que para seguir amando
Me he arrancado 
La piel, el corazón, los labios.

Por eso no vengas, 
Ya no
Que me avergüenzas.



domingo, 1 de febrero de 2015

Sigue al Conejo Blanco



Siempre me ha fascinado "Alicia en el País de las Maravillas". Quizás, porque como ella, la mayor parte de las veces no comprendo lo que ocurre a mi alrededor. 

Me sorprende el caos que generan mis congéneres. Entiendo sus motivaciones, sus emociones y sentimientos...pero no sus reacciones. 

En cualquier caso, El Gato de Cheshire era uno de mis referentes. 

Su sonrisa, su sonrisa...sólo su sonrisa. Yo misma le habría entregado la mía si eso hubiera significado un sólo segundo más de su luz. Y Dios sabe lo difícil que es que yo sonría a los ojos de otro ser ...sea éste gato o humano. Particularmente masculino. 

Su sonrisa, su sonrisa y su luz. Su aparición juguetona y redentora. El regalo de su presencia. Su magia. Sus ausencias...y de nuevo su sonrisa. 

¡Qué no habría dado yo por un segundo de sonrisa!

El Gato aparece y desaparece, te encandila, te seduce. Te abandona. No te deja mas que con su ausencia y todo tu deseo. 

Nada hay que puedas hacer, aparte de esperar. Rodeada de la nada en que se convierte con su ausencia todo el espacio que te rodea. Abandono, ausencia y nada. Dolor. Indignidad, rabia, vacío y miedo. Ausencia.

Estaba equivocada. Todo el rato. Debería haberme fijado en el Conejo Blanco. 

El Conejo Blanco, cuando aparece, te indica la hora y el camino. Y si te pierdes, o te cansas, o de pronto no recuerdas donde estabas, ni quien eras; aparece de nuevo.Te abre su casa.Te da cobijo y alimento. 

No hay sonrisas... ni hay ausencias. No hay vacío. Te rodeas de horizontes y caminos. Y entonces puedes caminar. 

Te quedas tu sola, con tu voluntad y tu camino. Con tu fuerza y tu esperanza. Dependiendo de ti misma. Nada hay que esperar excepto tus pasos. 




- Sigue al Conejo Blanco -


viernes, 16 de enero de 2015

Oda a una jefa que se va.





Contenta
Estoy contenta a rabiar
Ya que parece que al final sí que te vas.

Tres semanas
De pre-aviso...¡pero qué largas,
Por Dios, qué largas se me harán!

Hartita, hartita estoy
Tan hartita
Que mas hartita no se puede estar.

Hartita de tu cara
Hartita de tu voz
Hartita, hartita de verdad.

Idiota redomada
Estúpida integral
Tonta perdida
Y loca de atar.

Anda y que te aguanten
Tu papá, tu novio
y tu mamá.


lunes, 5 de enero de 2015

Propósito de Año Nuevo





Yo he decidido que mi Propósito de Año Nuevo para este año va a ser no tomarme nada demasiado en serio. A no ser que objetivamente lo sea; esto es, que afecte  o pueda afectar negativamente a mi seguridad, trabajo, salud o dinero. 

A ver si lo consigo. Y a ver por cuanto tiempo. 

He apostado conmigo misma. Si gano yo, me toca cena rica. Y si pierdo, comida. El primer recuento es en Febrero, el día de mi cumple. Así de todas todas, lo celebro.


Reglas
2015.01.04_Prop.Año.Nuevo_Reglas_V01

  • 01. Las reglas pueden ser modificadas.  
  • 02. Claro que nunca entre las 22:30 PM y las 07:00 AM. Es que todo parece más horrible a esas horas. Lo digo por experiencia. Y ya que estamos, tampoco se toman decisiones. Que parece que no tiene nada que ver, pero sí.
  • 03. Los arrebatos, sustos, tragedias, espantos, nervios, horrores, terrores, ansiedades y ataques en general no cuentan porque da la casualidad de que me hago este propósito porque no puedo evitar una cierta tendencia a la "Terribilitá" y el dramatismo. Es lo que hay. Lo que cuenta es cuando puedo decidir. Ya se me ocurrirá algo para pasar el (mal)-rato. 
  • 04. El primer recuento general es en Febrero. El día de mi cumple. Todavía tengo que pensar cómo evaluar mi desempeño.     

Que tengan un buen día. 



viernes, 2 de enero de 2015

Lamento desde un cuadro de Turner



“Late Turner”; exhibición en el Tate Britain. 

Un día más, creo que ha pasado un día más. Aunque no estoy muy segura. He aprendido a  medir el tiempo por el cansancio y no la luz.

Toda esta luz que me rodea, toda la neblina, lo dorado, lo difuso. Tanto mar y tanto cielo. Sin aparente diferencia. Todo es hermoso y nada es real. Todo infinito. Inmenso. Inmarcesible. Inabarcable.

Yo grito, pero no me oyes.

Sé que no me oyes, porque yo no te oigo a ti. Tú también deberías estar gritando, tratando de atravesar esta niebla dorada, esta nada hermosa y solitaria. Pero no te oigo.

Trato de llegar hasta ti, pero no puedo.

Sé que tú tampoco puedes, porque ya deberías estar a mi lado si pudieras. Por eso sé que tú tampoco puedes.

Y sigo remando hacia  el final de este sendero de reflejos. Y quiero pensar que tú también estás haciendo lo mismo. Remar hacia el lugar desde donde la luz parece quemar más.

Quizás lleguemos, quizás lo haga sólo uno, quizá ninguno. Quizá cuando lleguemos ya no importe. En realidad, puede que ya sea ahora ese momento en que ha dejado de importar. 

Pero seguiré remando.

Cuando deje de creer, haré como que creo.

Cuando ya no sepa qué hacer, decidiré por puro instinto.

Cuando ya no tenga fuerzas, moriré. Cuando llegue, o cuando muera, poco importa.

Y cuando llegue, si es que llego, apagaré la luz.


Y si ya está oscuro, sabré que habrás llegado antes.