martes, 16 de septiembre de 2014

Entre especiales y raritos...



Al parecer tengo un tipo de personalidad "INTJ", que según la Wikipedia y otras igualmente acreditadas (!) fuentes de información, es la personalidad menos frecuente de todas. En el caso de las mujeres, oscila entre un cero coma cinco  y un uno por ciento.

La diferencia es, por lo general, bastante mas aceptable en individuos inteligentes y altamente talentosos y/o eficaces. Se les describe como geniales y si acaso, "misteriosos" o "especiales".

Los demás somos raritos, sin más.


domingo, 14 de septiembre de 2014

Y venga a darle vueltas a las cosas...




Aquí la cuestión es quejarse, por algo, lo que sea...pero quejarse. Y dar vueltas y mas vueltas a las cosas, y marearme. No sea que pierda la costumbre, o una miserable ocasión para practicar tan inestimable habilidad. Y criticarme. Y yo solita, todo eso, además.  Menudo rollo de tía en la que me estoy convirtiendo. 

Ando bastante decepcionada últimamente. Pues sí, para ser exactos desde el Miércoles pasado. 

¿Y qué es lo que ha ocurrido? Que me he presentado a unas pruebas para obtener un certificado profesional diz-que-complicado de obtener. 

Y no, que no lo ha sido. Que yo me leí el material, estudié un poquillo, fuí a clase, hice los deberes y ¡Pum! en tres días, en otro idioma, a la primera voy yo y me lo saco. 

Esto es muy raro. Vale que ande bastante mas tranquilita, y que probablemente no presentarse a un examen con un cuadro de ansiedad ayude. Además, supongo  que he tenido el cerebro trabajando a un 500% desde que me veo forzada a sobrevivir en otro idioma...pero esto me ha dejado anonadada. 

Y que yo ya me había hecho a la idea de que tendría que presentarme en varias ocasiones, localizado las alternativas y enterado de los plazos y requisitos para  esas oportunidades extra.

Así que ahora me siento hasta desnuda sin todo ese aura épica  que rodea toooooodos mis intentos antes de lograr alguna cosa relevante y que por lo general los demás consiguen sin tanto aspaviento. 

Y en vez de dedicarme a celebrarlo, me he puesto a buscar por los foros de internet comentarios despreciativos del asunto. Y no los he encontrado. Y pensar y repensarlo todo para explicármelo.

¿Por qué carajo no puedo alegrarme, sin más, y ya?