martes, 9 de diciembre de 2014

Regalos y costumbres varios.



Uno de mi colegas de trabajo se acercó a mi escritorio el Viernes. Y entonces tuvimos que pasar por los inevitables cinco minutos de "small talk" antes de que se decidiera a pedirme lo que venía a pedirme que hiciera por él. Ël es Inglés, de los de traje y frases con "T" imposibles. 

A mí esto al principio me estresaba, ahora parece que lo llevo algo mejor. Sólo tengo que recordar que, en general, les importa una mierda lo que conteste; siempre y cuando conteste algo que les permita pasar por sus ceremonias y protocolos. 

En este caso, tocó el tema de los regalos de Navidad. Había unos pedazos de papel de embalar sobre la mesa de mi compañera, debieron inspirarle.

Al parecer, en no sé que siglo era una costumbre que la Nobleza entregara al servicio algunos regalos el día 26 de Diciembre. Por eso ellos celebran el "Boxing day" el día 26. 

Y  yo pregunté, toda inocente, si entonces lo adecuado era entregar los regalos el día 26 en Inglaterra. 

Mi compañero sonrió y respondió, muy suave, muy dulce, casi como saboreando las palabras. Y mirándome directa y confiadamente a lo ojos dijo: "Sólo si quieres insultar a alguien, además de hacerle un regalo. Lo cual, por otra parte, resulta muy Inglés, no te parece?"

Estoy absolutamente segura de que lo ha hecho. 

martes, 16 de septiembre de 2014

Entre especiales y raritos...



Al parecer tengo un tipo de personalidad "INTJ", que según la Wikipedia y otras igualmente acreditadas (!) fuentes de información, es la personalidad menos frecuente de todas. En el caso de las mujeres, oscila entre un cero coma cinco  y un uno por ciento.

La diferencia es, por lo general, bastante mas aceptable en individuos inteligentes y altamente talentosos y/o eficaces. Se les describe como geniales y si acaso, "misteriosos" o "especiales".

Los demás somos raritos, sin más.


domingo, 14 de septiembre de 2014

Y venga a darle vueltas a las cosas...




Aquí la cuestión es quejarse, por algo, lo que sea...pero quejarse. Y dar vueltas y mas vueltas a las cosas, y marearme. No sea que pierda la costumbre, o una miserable ocasión para practicar tan inestimable habilidad. Y criticarme. Y yo solita, todo eso, además.  Menudo rollo de tía en la que me estoy convirtiendo. 

Ando bastante decepcionada últimamente. Pues sí, para ser exactos desde el Miércoles pasado. 

¿Y qué es lo que ha ocurrido? Que me he presentado a unas pruebas para obtener un certificado profesional diz-que-complicado de obtener. 

Y no, que no lo ha sido. Que yo me leí el material, estudié un poquillo, fuí a clase, hice los deberes y ¡Pum! en tres días, en otro idioma, a la primera voy yo y me lo saco. 

Esto es muy raro. Vale que ande bastante mas tranquilita, y que probablemente no presentarse a un examen con un cuadro de ansiedad ayude. Además, supongo  que he tenido el cerebro trabajando a un 500% desde que me veo forzada a sobrevivir en otro idioma...pero esto me ha dejado anonadada. 

Y que yo ya me había hecho a la idea de que tendría que presentarme en varias ocasiones, localizado las alternativas y enterado de los plazos y requisitos para  esas oportunidades extra.

Así que ahora me siento hasta desnuda sin todo ese aura épica  que rodea toooooodos mis intentos antes de lograr alguna cosa relevante y que por lo general los demás consiguen sin tanto aspaviento. 

Y en vez de dedicarme a celebrarlo, me he puesto a buscar por los foros de internet comentarios despreciativos del asunto. Y no los he encontrado. Y pensar y repensarlo todo para explicármelo.

¿Por qué carajo no puedo alegrarme, sin más, y ya? 

martes, 19 de agosto de 2014

"La gente bella no surge de la nada"




Algunas personas han sido talladas con amor, y se nota.

Otras, han sido modeladas por abrasión con dolor. 

Y también se nota. 

El resultado en ambos casos puede llegar a ser hermoso. 

"La gente bella no surge de la nada".

domingo, 10 de agosto de 2014

Una memoria distorsionada...





Lo que has vivido, no lo has vivido
Lo que recuerdas, no es cierto.

Lo que has olvidado, existió; pero no importa 

Lo que has aprendido, podrías seguir ignorándolo y daría exactamente igual.

Sólo fue real, porque consumió tiempo.  Y esa es la única medida

Pero ya no importa. Nada importa realmente.

Las heridas . Al final únicamente cuentan las heridas

Y el dolor.

El dolor es mío, me pertenece 

Y no quiero darlo. 

-------------------------------------------------------------------------------------------------

When someone looks at me and earnestly says, “I know what I saw,” I am fond of replying, “No you don’t.” You have a distorted and constructed memory of a distorted and constructed perception, both of which are subservient to whatever narrative your brain is operating under."

Dr Steven Novella.


domingo, 27 de julio de 2014

Una colmena vacía

Quizás de todas las renuncias, ésta haya sido la peor.

No por ser la última; todas lo han sido en algún momento.

No por el hueco que ha dejado; todos se han ido normalizando.

Si acaso, una pequeña señal me avisa cuando algún pedazo de realidad corre el riesgo de despeñarse en mi interior. En vez de células y vasos sanguíneos, músculos y huesos,  a veces más pareciera una colmena vacía.

No, ha sido horrible, porque ha sido suave.Ha sido la peor porque ya no me ha dolido.

Y después, cuando he llegado, me he puesto a hacer la cena.

martes, 22 de julio de 2014

Tarde.



Tarde, se hizo tarde. Y yo no estaba. Llegué tarde, cuando llegué ya no quedaba nadie. Y entonces me puse a recoger.

Quería saber que yo también había tenido algo que ver. 

domingo, 20 de julio de 2014

Algo que se pueda ordenar en un párrafo.






Hoy quería yo escribir, y no se me ocurre nada. 

O sí, si que se me ocurren muchas cosas, pero no consigo concentrarme. Tengo la mente vagabunda. 

A mí la palabra me salva, me obliga a centrarme. Sujeto, verbo y predicado. Un orden, de la nada. La existencia se ordena de a poquitos, a base de frases, se sentencias. En mi mente. 

Si me obligo a escribir, me obligo a ordenar. Así pues, allá va: 

Estoy enfadada con el mundo -como si al mundo le importara, como si el mundo me debiera algo- pero sobretodo estoy enfadada conmigo misma por no saber hacerme cargo.

Y entonces me he bajado a Portobello Road. A la tienda de productos Españoles, he comprado Agua de Colonia Alvarez Gómez. Me hace pequeñita, como a Alicia. 

Es fácil sentirse acunada por su olor. Concentrarse en las sensaciones, en una información que no procesa mi cerebro; que va directa al lugar donde se ocultan todos los abrazos que no he dado, todos por los que he llorado. Todos por los que he soñado. 

En la British Library venden reproducciones de los frascos de Alicia, según las ilustraciones de Lewis Carroll, entre las baratijas para los turistas. Son frasquitos redondeados de vidrio verde espeso, con su llave dorada y su tapón de corcho. Y el cartelito. Parecen pócimas de Gargamel. Quizás debiera comprar uno. Y llevar en él la colonia. Quizás debiera colgarlo de mi Kimono, como una Netsuke Japonesa. 

Yo no sabía nada de las Netsukes hasta que me vine a vivir a Londres. Ahora todos los Viernes al salir de trabajar me voy a dar una vuelta al British Museum. Los viernes cierran mas tarde. Ahí es donde las ví por primera vez. La que más me mola tiene forma de tortuga, pero no recuerdo cuando fue hecha.

Nunca recuerdo las fechas, porque sigo enredándome con los años y con el tiempo. No se leer los mapas. Me pierdo en el metro. Odio el acento escocés. No lo entiendo. Me indigna que mi casera haya cortado las ramas del árbol del jardín de debajo de mi ventana. Sonaban al mecerse con el viento. Sonaban hasta en las noches mas frías del invierno. Suavizaban mi mirada. 

Tormenta fuera. La realidad al rescate. Quizás más bien debiera salir a la lluvia. Y temblar por algo lógico. 

Algo que se pueda ordenar en un párrafo. 




viernes, 30 de mayo de 2014

Miraditas




Bueno, vale, de acuerdo...eres atractivo, seguro de ti mismo, divino de la muerte, encantador y al parecer, listísimo.

Tienes los ojos azul cielo siempre bien abiertos, a juego con tu perfecto traje y con el logo de tu empresa. La sonrisa clara de blanqueador dental y ni un puñetero grano en la piel…bendito sistema hormonal. 

Y los viernes como hoy apareces por la oficina en vaqueros y camiseta, marcando musculitos de gimnasio, poniendo posturitas delante de mi, asegurándote de que me entere de que estas aquí ...o sea, que sí, que bueno, que vale, que de acuerdo, que eres atractivo, seguro de ti mismo, divino de la muerte, encantador  y al parecer, listísimo. Ya lo he dicho antes.

Así que a ver, explícame tu a mi por que co*~##'@#! no dejas de mirarme. Porque me he pasado la última semana haciendo pruebas y he llegado a la conclusión de que si, que eso que me estas echando son "miraditas de oficina". En Ingles o en Español. 

Que yo me he hecho una estadística en un excell chulísimo y todo, archivado en "C", como "Miraditas Tracker". Y me ha salido bien clarito: De las 27 veces que me he levantado a la fotocopiadora/aseo/máquina de agua/reunión/varios, me he tropezado con tu mirada en 23 ocasiones. 

Y eso sólo en una semana, esta última. Y  el sujeto control sólo ha dado positivo en una ocasión, y eso porque me tropecé por el camino e hice mucho ruido al tirar unas carpetas al suelo justo cuando pasaba por su lado haciéndole derramar todo el café. 

Y a estas alturas, no se que te estarás pensando, porque tras las 23 miraditas en las que yo solo estaba tratando de certificar el ratio, tu te has debido interpretar que te las devolvía...porque claro, ya lo he dicho, eres atractivo, seguro de ti mismo, divino de la muerte, encantador  y al parecer, listísimo . Como no iba yo a devolverte las miradas? . Así que  hoy te me has pasado a las sonrisas de punta a punta de la oficina. Se te reflejaban hasta los destellos de la lucecita de reponga-usted-el-toner de la fotocopiadora en los dientes. 

Creo que en esta oficina nos aburrimos mucho todos. Estaría bien si nos pusiéramos a trabajar, sólo un poquito. Sólo de vez en cuando. Y por variar. 


lunes, 19 de mayo de 2014

Propaganda electoral.







Pero vamos a ver...¿A nadie más le parece indignante e insultante esto de recibir panfletos electorales en el domicilio particular?

Indignante porque yo no puedo evitar que una entidad que no es pública tenga acceso a mis datos personales, tales como edad, nombre completo, apellidos, documento nacional de identidad, nivel de estudios y domicilio. Y todo ello sin que me conste que las personas que accedan a esos datos ofrezcan un mínimo de solvencia, hayan pasado por algún proceso público para su selección o estén sujetos a responsabilidad de ningún tipo. 

Indignante porque yo no he solicitado nada, porque yo no he pedido que me envíen nada a mi casa, porque no me interesa lo más mínimo. Porque yo puedo darme de baja, amparada por una Ley Orgánica, de cualquier lista de envíos con fines promocionales de cualquier supermercado, pero no puedo evitar recibir esa propaganda electoral en mi casa.

Insultante porque ni siquiera me envían un programa electoral; me envían un sobre con la papeleta para votar. Insultante porque al hacerlo están presuponiendo que yo no puedo escoger por mí misma el papelito correspondiente de encima de una mesa. Suponiendo que quiera hacerlo. 

Oiga, déjenme en paz, quieren? 



miércoles, 14 de mayo de 2014

"Cómeme", ponía la galleta.






Tengo un amigo que opina que no hay categorías entre las personas; que éstas no son mejores o peores sino diferentes. Yo no estoy muy de acuerdo, debe ser que no soy tan buena persona como él. 

A mí sí que me parece que hay "categorías". El criterio principal para categorizarlas es la voluntad de  hacer daño, particularmente a quien no puede defenderse. Si además le añadimos la ausencia de beneficio  más allá de la contemplación del sufrimiento ajeno, entonces yo diría que  me encuentro ante una persona "mala", a falta de otro calificativo más específico. Y una persona "mala" es peor que una "buena". 

Y ya sin tanto melodrama, yo misma considero que soy mejor persona ahora que hace unos seis años. Y además he tenido ocasión de comprobarlo este fin de semana.

He vuelto a mi ciudad natal, y me he hecho un tour por mi pasado; así de gratis en plan máquina del tiempo casera.  

La ciudad se me hacía pequeñita, y no, no me perdía para llegar a ninguna esquina. Pero llegaba en veinte minutos como mucho y entonces se acababa la calle. Y en la peluquería me sacaron la ficha de mi hermana por los apellidos, conseguí in extremis que no me aplicaran su tratamiento. Y en la óptica me salía un descuento por otro miembro de mi familia (Cómo sabían que eran familia mía?) Y los productos de las tiendas tenían todos nombres y usos reconocibles. Podía leer todas las listas de ingredientes en mi idioma. 

Y la gente era toda igual por las calles, no había asiáticos, ni africanos, ni sudamericanos apenas, ni nada que entorpeciera la hegemonía genética del norte. Ni prendas imposibles, ni estampados de países exóticos. Y  todas las conversaciones se producían en un sólo idioma con un único acento. Y tampoco había niños ni adolescentes apenas, en más de un triste momento me encontré a mí misma constatando que era la persona más joven a la vista. En mi ciudad ya no hay niños. 

Pero lo más impactante fue pasearme por mi mente pasada. Me explico; por experiencia he comprobado que uno suele rodearse de personas que reflejan su manera de pensar, con los que se siente cómodo. Si bien cada persona no refleja todos los matices, el conjunto suele esbozar una imagen indiciaria.

Yo me reuní con varias personas a las que hacía años que no veía, ni con las que mantenía una conversación.  Alguna era mala, otras pequeñitas y el tercer grupo, sorprendentemente, no había cambiado. 

Las personas malas y pequeñitas, me alegraron el día. Ya no hay personas así en mi vida, ya no las admito. Las personas que no han cambiado en todos estos años, me desconcertaron. No sé qué pensar. 

Y tampoco tengo mucho de qué regocijarme conmigo misma, la única diferencia entre ellas y yo, es que yo tenía más miedo. Por eso me comí la galleta, por eso crecí. Por eso soy más fuerte, mas grande y un poquito (sólo un poquito) menos ignorante. 


martes, 6 de mayo de 2014

Yo sólo quería a ratos




Yo sólo quería a ratos, y no podía casi nunca
Pero salí huyendo.

Y descubrí que  el mundo real
Este que no es mío,
Es más real,
Y probablemente más mío.

Es tan real como la ausencia,
Como la mía y la del mundo.

Y después de tanto  huir, esconderme y escapar
Y recorrer el mundo,
No llegar
Al final del miedo.


miércoles, 30 de abril de 2014

Diálogos.




- ¡8.269 días! ¿Estás de broma? ¿Cómo pudiste hacerlo? ¿Cómo lo haces? 
- Nunca lo hice. Fallé cada noche. Fallo cada noche.



lunes, 28 de abril de 2014

Un instante


Un instante, un instante, uno sólo
Sólo uno, nada más 
Un instante de paz. 

Eso es lo único que anhelo
Un segundo solamente, 
Breve como  la esperanza.

Ese instante, ese segundo 
previo al sueño.

Y después ya nada más.  

 
       A vava Inouva, por Idir.  Enlace AQUI.

     "Je crains l'ogre de la fôret, père"

sábado, 5 de abril de 2014

Sueños de Lobo



Cientos, miles, millones
De sueños rotos
De  anhelos soñados
De sueño roto en llanto
Y llanto vuelto sueño.

 Sueños de lobo hambriento
Que despedazan
Lo poco que de mí ya no es cadáver.


domingo, 23 de marzo de 2014

Charla intrascendente: diferencias de concepto.



 Ayer se presentó mi vecina en la puerta, quería que le prestase un poquito de lavavajillas. Y yo se lo dí, claro. Y justo entonces empezó a refunfuñar porque no era el de olor a limón, que es el que ella usa. A mi me da algo de náusea el olor artificioso a limón,  por eso no lo compro. Pero a ella no parecieron convencerla mis explicaciones. Eso es lo que yo denomino una adecuada charla con una vecina. 

En fin, solventado satisfactoriamente el tema del lavavajillas, sin transición, ni preaviso ni na de na, me mostró su torso desnudo. No llevaba ropa interior. Pretendía hacerme examinar unas heridas en la piel que le habían salido. 

Y yo lo que quiero es que la gente deje de hacerme partícipe del estado y evolución de sus procesos corporales. Parece que el hecho de compartir humanidad convierte este tipo de comentarios en aceptables. 

Pues no, no me interesan. No, ya ni siquiera pienso hacer el intento de resultar educada. Y no, que yo sea mujer no significa que esté dispuesta y encantada de escucharla a usted, querida congénere, mencionar todos los síntomas, características, cuidados y simbolismos de su ciclo menstrual.  Me repugna. 

Me ocupo de  mis propios procesos porque no me queda mas remedio, tolero con estoicismo los concernientes a ciertos seres cercanos. Poquitos, muy poquitos, repito,  me interesan lo más mínimo. 

Hágame un favor, quiere? y no, no me lo cuente. Se lo suplico. A mí hábleme de su lavavajillas si quiere. Eso sí que es un tema apasionante. O a usted le parecerá que a mi me lo parece, se lo prometo. 

lunes, 17 de marzo de 2014

Me bendijo con Bondad.



Pocas cosas hay mas redentoras que sentir un manto de bondad derramado sobre los hombros. Un gesto amable de un desconocido, a quien las personas le importan. 

Una pausa breve, un momento compartido para el sosiego  antes de la despedida. La transferencia de una calma que no es mía, y sin embargo, aún  siento. La escucha atenta. La mirada constante. La sonrisa canela. La aceptación. El cuidado. Y ya no somos dos desconocidos. El valor del tiempo cuando no tiene precio. 

Y  nada hay que yo haya hecho para merecerlo, y  nada tengo que pueda devolver. Nada  con qué pagar. Ni siquiera aguardó por mi sonrisa, o mis lágrimas, o mi reconocimiento.

Sólo me bendijo con Bondad.  Bondad suave y sólida. Y  luego, en voz baja, se marchó.



Con amor de vuelta, para M. Pa. 
Espero volver a encontrarte algún día.

M. 

miércoles, 5 de marzo de 2014

Quiero que no me mires...





... para así poder yo mirar.

- "We are all of us such nice people, you know...

-  So, so nice... "



Para escuchar, PINCHAD AQUÍ.


sábado, 8 de febrero de 2014

Ni Lunas ni Soles






Ni lunas ni soles

Ni Ferias de Abril,

Lo que yo prefiero 

Es estar junto a ti. 



Luz Casal, Maravillas

lunes, 6 de enero de 2014

¡Vaya por Dios!




Ya estamos otra vez...de unos meses a esta parte no hago más que oír lo mismo acerca de mi persona. La semana pasada fueron tres veces, y en lo que va de ésta -un día- ya van dos. 

¿Y qué es eso que las personas que me rodean se empeñan en apuntar tan desinteresadamente y sin propósito aparente? Pues, al parecer, que "Tú (o sea, yo) es que eres muy fuerte". 

LLegados a este punto, yo no sé si desternillarme o llorar. Porque si yo soy fuerte, pena debe dar el resto del personal visto desde cerca, la verdad...En fin, y por si a alguien le sirve, me propongo desvelar el lugar del que proviene mi supuesta fortaleza. 

El truco está en no tratar de ser nada que no se es. Ni siquiera fuerte. 

Yo cuando estoy triste, o cansada, o cabreada, o frustrada o lo que sea...simplemente me permito estarlo. Si tengo ganas de llorar, lloro. Si no estoy de humor para aguantar a nadie me encierro en casa. Si tengo ganas de gritar...me corto un poco más, no vaya ser que alguien acabe por llamar a la policía o al manicomio mas cercano, directamente. Pero antes o después,  encuentro el modo de descargar tanta rabia. Todo el tiempo que necesite. Y me importa tres pitos "casi" todo lo demás. 

Digo "casi" todo lo demás, porque, evidentemente, no puede ser "todo". Hay cosas de las que una tiene que ocuparse. Pero de todo lo demás, me olvido. Considero que es mejor reconocer que en ese momento no se está en condiciones de decidir nada, y postponer todo lo postponible hasta que una esté de recibo. 

Yo lo llamo días de "Política de Mínimos". Los mínimos de los que hay que ocuparse los tengo bastante claros. Si no hay que ir a trabajar, puede ser simplemente levantarse a una hora decente, ducharse, ponerse ropa limpia y comer algo. Del resto, paso. Si estoy de humor, puede que me dedique  algún auto-mimito. Pero si no puede ser, no puede ser.  Que salga como salga, que yo voy a estar muy ocupada reponiendo kleenex.   

Pero nada de eso significa que no se puedan tomar decisiones racionales y lógicas. Y mantenerlas mientras nada ponga de manifiesto que son erróneas.

A los que estén cerca, los mareas que da gusto, eso sí. A tener en cuenta.