sábado, 30 de noviembre de 2013

Entradas para el Circo






Al parecer, me quieren dar un premio y no hay manera de escaquearse. La gente es bastante susceptible cuando rechazas una muestra de reconocimiento... a pesar de que jamás se te haya pasado por la cabeza solicitar tal cosa y te entren los siete males sólo de imaginarlo. 

Yo opino que la gente debería interesarse un poquito más por el carácter y la personalidad de aquellos a quienes tratan de reconocer antes de decidir el modo. Pero eso debe ser porque yo carezco de empatía y dotes sociales. 

Así que  tendré que dar las gracias amablemente, subida a algo; los premiados siempre están subidos a algo.  Y mientras tanto, todo el mundo me estará mirando, no va a haber manera de tratar de confundirse con la pared. 

Además,  tengo que llevar uno o varios invitados.  Yo me supongo que es para que pongan caras de arrobo, orgullo y complacencia mientras se cruzan miraditas con una servidora para mayor deleite de la concurrencia. 

A mí no  se me ocurre a quien le podría apetecer acompañarme a semejante circo...  y es un poco complicado eso de convencer a alguien si tu  misma estas "desconvencida" . 

¡Ah sí! y comprarme un vestido ñoño. Eso también.  



martes, 26 de noviembre de 2013

Así, en un momento...



Que me ha vuelto a cambiar la vida, así, en un momento. ¡Pum! y yo sin enterarme de nada. 

Que de hecho me pilla tratando de decidirme por un modelo u otro de braguitas en la tienda, que es que cuando se hace la colada en una lavandería todo adquiere un color así como parduzco mucho antes. 

Y que qué prosaicos pueden llegar a ser los momentos trascendentes de la vida, by the way.




lunes, 18 de noviembre de 2013

Oído hoy...



Conversación de móvil, a medias, capturada hoy en el gimnasio: 


- Sí, si que he venido hoy, ¿Vas a venir tú?, ¿Te espero?

- (Interlocutor)

- Ah, no; ese día no nos vimos porque no vine.

- (Interlocutor)

- Alá! Eso lo serás tú. Que yo si no vine no fue por pereza, fue por romanticismo: llovía. 


Sí, sí. Tal cual. Con un par. Lo más gracioso es que la persona que lo decía estaba completamente convencida y hasta indignada por la insinuación; estoy segura de ello, porque lo dije yo. 

A veces creo que en lugar de quejarme de lo incomprensivo que es el mundo, debería trabajar algo más en la concreción de mis respuestas. Es posible que ayudase. Paciencia. 



miércoles, 6 de noviembre de 2013

Aprobando Lengua y Literatura, primer curso.



Y quien me lo iba a decir a mí. Hoy me he encontrado recordando a mi primera profesora de Lengua y Literatura. Nos quitaba medio punto por falta de ortografía en cada examen... lo que contribuyó  notablemente al desarrollo de mi vocabulario a fuerza de buscar sinónimos con cierta urgencia, dicho sea de paso.

Pues sí, Doña Pilar. Este Brindis va por usted.Yo, que llevaba años preguntándome lo mismo, acabo de caer en la cuenta de que se trata tan sólo de una  cuestión gramatical, ortográfica, de estilo si me apuran.. 

Pregunta      -"¿Por qué yo no?"
Respuesta   -"Porque yo, no. "

Y ya está. En realidad, no hay nada más. Casi parece un tipo-test de sencillita y de cortita la respuesta. Un   payaso muerto. Una frase terminada con un punto, no con un interrogante.

Va por Usted.