miércoles, 28 de agosto de 2013

Site Safety for the Gents?




Bueno, vale que yo no haya entrado y del todo segura no pueda estar... pero me parece un poco excesivo como señalización. ¿Qué hay ahí dentro, en realidad? ¿Algún amable caballero que me desvele el misterio?

Y  qué bien quedan los colores de las plantas con los del cartel, eso sí  es verdad.

martes, 27 de agosto de 2013

Sapiosexual




Ah por Dios!!! Que me he encontrado con ésto por ahí, y no he podido evitar colgarlo. Opinar, lo que se dice opinar, no opino que me meto en un buen lío. Bueno, vale; no opino en voz alta, por que lo que es en voz baja, sigo desternillándome de risa. 



Nota Bene:  "Ingelligence and its use". Lo del "its use" tiene su aquél... 





lunes, 26 de agosto de 2013

Vistas con habitación (1)






Londres, Carnavales en Nothing Hill ,25 de Agosto de 2013. 

Me resulta más fascinante el público que los actores...

(Sí! Vuelvo a tener cámara...! )




sábado, 24 de agosto de 2013

Odio las tardes de Lavandería.

Infinita Tristeza; por Manu Chao.
Enlace AQUÍ




Llueve, empieza a hacer frío, no ha salido el sol en todo el día y han asesinado a una chica en mi calle a tiros esta madrugada. Una segunda mujer sigue agonizando en el Hospital.  

Y yo odio las tardes de lavandería. 


martes, 20 de agosto de 2013

Lo que yo no sé es mirarte,





Yo no sé qué,
Y lo cierto es este vacío que me ocupa
Y este horrible no saber.

Yo no sé cómo,
No se cómo romper este mar
de amabilidad desesperada.

Lo que yo no sé es mirarte.


miércoles, 14 de agosto de 2013

Y yo, que tenía tanto miedo






Y yo, que  tenía tanto miedo
¡tanto miedo, tanto...!
que ni a imaginarme en primera persona  me atrevía
de tanto miedo que tenía.

Y yo, que de pronto empiezo a sentir curiosidad
¡tanta curiosidad, tanta...!
que  a mí misma me sorprendo
al espiar por la mirillas y los huecos.

Y yo, con tanta curiosidad y tanto miedo
¡tanta, tanta y tanto...!
que ahora ya no sé si me asusta  mas la espera 
o lo que le temo al miedo.


lunes, 12 de agosto de 2013

Mudanzas "La Vida & Co"




¿Cuantos de ustedes han tenido la oportunidad de mudarse por segunda vez a la misma casa? Poquitos, me imagino. Pues yo me he pasado el fin de semana mudándome de nuevo al mismo sitio con un lapso escaso de seis horas. 

Mi casera al fin ha accedido a pintar las paredes de mi casa y realizar otras obras. Con el fin de  evitar males mayores, me pasé todo el día sacando mis  pertenencias para dejarlas en el descansillo o en casa de mi "vecina" de bedsit. Todito lo saqué, todito. Hasta las pelusas de debajo del armario. 

Cuando ya no quedaba dentro ni el olor del  ambientador me dispuse a esperar al operario en cuestión, sentada sobre una caja de libros. Afortunadamente la conexión a internet seguía funcionando en el pasillo.

Y el tipo, simplemente, no vino. Después de esperarle durante más de seis horas, me informa mi casera de que ni está ni se le espera, que mejor recoja todas mis cosas y las vuelva a meter en casa, ya que no le parece bien que se queden en el pasillo toda la noche. 

En fin, ya que estábamos, entre exabrupto y maldición, aproveché para hacer limpieza general. Hay que ver la cantidad de porquería que se acumula en cuanto te descuidas. Varias bolsas de ropa a reciclar, otras  al punto verde, la basura normal y otras para regalar o entregar en una Charity Shop.  

No sé que va a pasar con mis paredes, ni con las estanterías de la cocina, los huecos del entarimado por el que se cuelan los simpáticos roedores o los armarios. Ni idea. Y como lo piense, me quedo sin reforma porque no logro pasar del asesinato del operario según entre por la puerta, así que vale mas que deje de pensar. Que encima me va a caer agravante por alevosía. 

El caso es que como sin  pensar en nada tampoco puedo estar, me he dedicado a reflexionar acerca de la cantidad de cosas básicas que estoy teniendo que aprender por segunda vez en estos últimos tiempos. Y no mola nada. Aquí va el recuento: 

1- Llegada a un país nuevo y tener que aprender a comunicarme otra vez. 
2- Rodilla al carajo y fisioterapia para aprender a caminar otra vez.
3- Infección por cándidas propias debido al stress (que ya es de risa, digo yo que al menos podría haber pillado las de otro y algo de diversión previa... pero no, las mías propias) y cambio de alimentación completo, por lo que tengo que aprender a comer otra vez. 
4- Mudanza por segunda vez al mismo sitio...así, a modo de aparición en el mundo y presentación en sociedad. Organizar de nuevo toda mi vida y mi entorno deshaciéndome de todo lo que ya no me sirve... un montón de cosas teniendo en cuenta todos los cambios que he tenido que hacer anteriormente y sus consecuencias. 

Y según mis cálculos, si seguimos con el programa  éste para repetidores y malos estudiantes que estoy recibiendo así de gratis, cortesía de "La Vida & Co", lo que viene después sigue teniendo que ver con necesidades básicas ...y ya digo, no mola nada. 

Así que yo prometo no estamparle la sartén en la cabeza al impresentable éste, familia directa de Pepe Gotera y hasta abstenerme de verbalizar mis opiniones, si alguien tiene la amabilidad de explicarme qué se supone que tendría que estar entendiendo, porque no entiendo nada.  De tener opiniones al respecto ya no puedo abstenerme, porque es que he tenido seis largas horas para formularlas todas y mucha imaginación. 

Ala. A gusto que me he quedado. Y la casa, recogidísima. No encuentro nada, pero está todo ordenadísimo, oye. 

lunes, 5 de agosto de 2013

"Cuando me amé de verdad"





Texto de Sir Charles Spencer Chaplin :

“Cuando me amé de verdad, comprendí que en cualquier circunstancia, yo estaba en el lugar correcto y en el momento preciso. Y, entonces, pude relajarme. Hoy sé que eso tiene nombre… autoestima.

Cuando me amé de verdad, pude percibir que mi angustia y mi sufrimiento emocional, no son sino señales de que voy contra mis propias verdades. Hoy sé que eso es… autenticidad.
Cuando me amé de verdad, dejé de desear que mi vida fuera diferente, y comencé a ver que todo lo que acontece contribuye a mi crecimiento. Hoy sé que eso se llama… madurez.
Cuando me amé de verdad, comencé a comprender por qué es ofensivo tratar de forzar una situación o a una persona, solo para alcanzar aquello que deseo, aún sabiendo que no es el momento o que la persona (tal vez yo mismo) no está preparada. Hoy sé que el nombre de eso es… respeto.
Cuando me amé de verdad, comencé a librarme de todo lo que no fuese saludable: personas y situaciones, todo y cualquier cosa que me empujara hacia abajo. Al principio, mi razón llamó egoísmo a esa actitud. Hoy sé que se llama… amor hacia uno mismo.
Cuando me amé de verdad, dejé de preocuparme por no tener tiempo libre y desistí de hacer grandes planes, abandoné los mega-proyectos de futuro. Hoy hago lo que encuentro correcto, lo que me gusta, cuando quiero y a mi propio ritmo. Hoy sé, que eso es… simplicidad.

Cuando me amé de verdad, desistí de querer tener siempre la razón y con eso, cometí menos errores. Así descubrí la… humildad.
Cuando me amé de verdad, desistí de quedar reviviendo el pasado y de preocuparme por el futuro. Ahora, me mantengo en el presente, que es donde la vida acontece. Hoy vivo un día a la vez. Y eso se llama plenitud.
Cuando me amé de verdad, comprendí que mi mente puede atormentarme y decepcionarme. Pero cuando yo la coloco al servicio de mi corazón, es una valiosa aliada. 

¡Y esto es saber vivir! No debemos tener miedo de cuestionarnos, hasta los planetas chocan y del caos nacen las estrellas.”


domingo, 4 de agosto de 2013

Ay pena, penita, pena!!!





Uy!!! Pero qué lástima, qué pena!!!

Cuando llevas una vida tan aburrida, tan aburrida, ... que las cosas mas interesantes son las que ocurren dentro de tu cabeza.

¡Ay pena, penita, pena! .....AQUÍ,