miércoles, 14 de agosto de 2013

Y yo, que tenía tanto miedo






Y yo, que  tenía tanto miedo
¡tanto miedo, tanto...!
que ni a imaginarme en primera persona  me atrevía
de tanto miedo que tenía.

Y yo, que de pronto empiezo a sentir curiosidad
¡tanta curiosidad, tanta...!
que  a mí misma me sorprendo
al espiar por la mirillas y los huecos.

Y yo, con tanta curiosidad y tanto miedo
¡tanta, tanta y tanto...!
que ahora ya no sé si me asusta  mas la espera 
o lo que le temo al miedo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario