miércoles, 29 de mayo de 2013

A las penas, puñalás....








Que le dicen las folclóricas. Hay días en los que a mí también me gustaría ser una. Dar un portazo, una bofetada, un grito; todo a la vez. Tirar por la calle del medio. Mandarlo todo al carajo. Reír y llorar sin saber muy bien qué conviene más. No esperar nada. Sobretodo, ya no esperar nada.  Dejar de soñar. Y al fin,  paz.



2 comentarios:

  1. Paz en la Tierra a los hombres y mujeres de buena voluntad.
    Bueno, después de patalaear y chillar.

    Besos y abrazos querida, que estoy ya de regreso, bien regresado hasta el próximo viaje, claro.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Myr....sigo pataleando. Se me pasará. Besos y abrazos para tí también. Me paso por tu casa cuando tenga un rato.

    ResponderEliminar