lunes, 9 de mayo de 2011

Sólo por Miedo

Por María Salgado
Para escuchar, PINCHAD AQUÍ. 




"Tengo el cuerpo lleno de heridas
de todas las batallas que he evitado”.

 Pessoa.


15 comentarios:

  1. No me haga mucho caso, pero, esas heridas, las de no entrar en batallas, creo que nunca se curan. Es cierto que las contiendas son... dolorosas, pero las heridas son curables, más superficiales, a la vista. Nunca serán heridas del alma, como las primeras.

    P.D. Ayer cedí el paso a un coche de auto-escuela conducido por una dama. Ays, me estoy haciendo flojo.

    ResponderEliminar
  2. "Una vida después comprenderemos,
    que perdimos en la vida solo por miedo"

    La letra del tema musical que dejas, Prunus es magnífica, un auténtico poema del vivir y sinvivir.
    Soy partidaria de que en la batalla siempre hay que entrar para que la épica de nuestra vida haya sido rica en experiencias, aciertos y errores, en definitiva, rica en latidos.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  3. D.Odiseo:

    Se ha puesto serio usted, pero tiene razón. Esas heridas no se curan. Una no entra a la batalla, por miedo a las heridas... sin darse cuenta que no intentarlo ya causa otras mas profundas.

    Y respecto a la dama de autoescuea, déjeme decirle que me parece un comportamiento no solo educado, sino de lo mas prudente.

    Hágame caso, a los peatones, ni los veo, como para parar estoy yo..., aunque estuviera delante de mí con una capa roja y bailando una sardana, no conseguiría recordar para qué sirve cada pedal.

    Pase un buen día.

    ResponderEliminar
  4. Marisa:

    Como siempre, muy acertado tu comentario.

    Ademas, la mayor parte de las veces, como apuntas, lo de menos es el resultado. Lo que importa es el Latido.

    Besito, gracias por la visita.

    ResponderEliminar
  5. El flequillo, pienso que no ve a los peatones por el flequillo. Hágaselo ver, creo que por ahí van los pedales, digo, los tiros.

    Y no, no me pongo serio, hace tiempo que no frunzo el ceño.

    Pase una buena noche.

    ResponderEliminar
  6. D. Odiseo:

    ¡No sabe cuánto le agradezco su comentario! Me ha parecido sorprendentemente acertado y lúcido.

    Así que me he puesto manos a la obra y esta misma noche, sin mas tardanza, me he dejado el flequillo largo.

    ¡Ha sido increíble! ¡Qué experiencia!

    Sin lugar a dudas, he obtenido un resultado cualitativamente superior: ahora no sólo no veo a los peatones, sino que además, tampoco veo a los motoristas.

    Yo he pasado buena noche,tenga usted un buen día.

    ResponderEliminar
  7. Ufff... no sé que hago yo por aquí leyéndo lo de su flequillo a estas horas. Mañana tendré que cruzar, por la mañana, la calle del principer del abrazo... no puedo dormir, de pensarlo.

    Me temo que mañana mirará flequillos... compulsivamente.

    ResponderEliminar
  8. D. Odiseo:

    "Príncipe del Abrazo"...¿existe esa calle?

    ¡Ay qué penita, que no la he visto!. Que me he salido esta mañana por Avda de América, seguido a casi 70 km/hora hasta casi estamparme contra uno de esos motoristas que ahora no veo por culpa del flequillo que ya no tengo; para volver a entrar por O'Donnell.

    Y dígame una cosa, D. Odiseo, ¿hay que perder el zapato, para llegar a ese Príncipe?, ¿Podríamos considerar mi coche de autoescuela como una calabaza? (-a la velocidad que voy, yo diría que sí)

    Qué penita, ya le digo, qué penita...¡ay!

    Siga usted buscando flequillos crecidos, D. Odiseo; que yo me aplicaré con los Príncipes de Abrazos por carreteras equivocadas.

    Pase usted un buen día

    ResponderEliminar
  9. Con su permiso, una de historia. Dicen los que entienden, que Espartero, se abrazó a Maroto para terminar una de las contiendas carlistas. Y dicho achuchón tuvo lugar en Vergara. Por eso le dieron ese título, el Principe de Vergara. Castizamente, no hay muchos que lo sepan ya que de Espartero no se sabe mucho aunque fue mucho. Eso si, de la estatua ecuestre que se encuentra frente al Retiro (cerca de donde yo escribí un libro) y de los atributos del caballo se ha fijado hasta el apuntador. ¿O no ha oído usted nunca eso de... tiene más cojones que el caballo de Espartero? (con perdón)

    ResponderEliminar
  10. Lo malo no son solo esas heridas propias de ese nuestro miedo ,,
    sumemos también las que provocamos al rededor nuestro,
    del miedo a caminar un poco mas y otro poco mas
    en esta aventura de la vida.

    Me ha gustado y mucho la canción.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. Ays, los idus de mayo... se llevaron mi explicación del Príncipe del abrazo. Decía, más o menos, que Espartero se abrazó a Maroto, cerca de Vergara, dando fin a uno de los conflictos carlistas. Y por eso le nombraron, a Espartero, el Príncipe de Vergara. Pocos castizos saben de ésto, aunque de quién si hablan es de su caballo. Fíjese en la estatua ecuestre que hay junto al Retiro. Cerca de dónde me visitaron unas ardillas que me hicieron escribir un libro. Esta estatua si es conocida, bueno, más bien el caballo, bueno, más bien los atributos del caballo... o ¿nunca a escuchado eso de... tiene más cojones que el caballo de Espartero?...

    Pues eso, fin del canal de historia... y besos.

    ResponderEliminar
  12. Ay, D. Odiseo

    Que estaba yo esperando a ver si los duendecillos se decidian y me devolvian todos los comentarios, solo algunos, ninguno, me dejaban alguno de otro blog, o en que quedaba la cosa.

    Claro, que por otro lado casi es una suerte que no se haya recuperado la tonteria rosa chicle de romanticismo pegajoso y adolescente que habia escrito. (Yo, no usted)

    Pero haga usted el favor y modere su lenguaje, caballero. Que una tiene vida 2.o... ¡pero sigue siendo una timida muchachita de provincias! Haga el favor y no me escandalice. Que soy muy impresionable y mojigata.Y luego no duermo.

    Y no, yo no me habia percatado del asunto. Tratare de poner un poquito mas de atencion ... un dia que vaya a pie.

    Pase buena noche.

    ResponderEliminar
  13. LAUVIAH

    Este es un mensaje para Lauviah, que ha tenido el detallazo de pasarse por mi blog y dejar un amable comentario, que transcribo nuevamente porque los duendecillos se lo han cargado:

    "Lo malo no son solo esas heridas propias de ese nuestro miedo ,,
    sumemos también las que provocamos al rededor nuestro,
    del miedo a caminar un poco mas y otro poco mas
    en esta aventura de la vida.

    Me ha gustado y mucho la canción.

    Un saludo "

    Pues si, andamos heridos haciendonos daño y haciendoselo a los demas, heridos y sangrantes, ¡menudo panorama!

    Encantada por tu visita. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Aquí estaba cuando la hecatombe de bloger, asi que vuelvo a coemnatarte.

    Las heridas que deja el miedo son peores que las que deja la experiencia de vivir la vida.

    Besos

    ResponderEliminar
  15. MYRIAM:

    Si, lo has expresado mucho mejor que yo: tendre que hacerte caso... la tuya es una opinion "cualificada" !

    Besos.

    ResponderEliminar