martes, 17 de julio de 2018

Punto para la Dama!


Pues lo he conseguido! Punto para la Dama! Me he venido sonriendo todo el camino de vuelta.

Tal y como habia decidido, hoy era el primer dia de visita de las tres que tengo programadas a un Club de Oratoria. He seleccionado tres, que visitare antes de decidirme por uno.

Tirarme a los leones habria desencadenado las mismas -irracionales y absolutamente exageradas -  respuestas en mi sistema nervioso. Pero lo hice.

Llegue a tiempo y sin perderme, entre en la sala, estuve conversando  con la gente que por alli me encontre mientras esperabamos a que empezase el evento y tambien durante el descanso .

Y finalmente,  en la ronda de preguntas me toco hacer una mini presentacion acerca de mi misma: quien era yo y porque me interesaba el club. Tuve que levantarme y situarme al frente de la sala, justo enfrente del atrio para responder.

Cierto que no estoy del todo satisfecha del modo en el que me desempegne, pero eso son minucias ahora.

Ya tengo algo con lo que trabajar. Con un poco mas de practica, puede que la cosa mejore.

Ahora porque ya es muy tarde, pero magnana ya pensare algun caprichito para concederme como auto-premio y reconocimiento.

Y ya que nadie me lo dice, me lo digo yo solita: Enhorabuena bonita!!! Sigue asi que vas por buen camino. Estoy super contenta y orgullosa de que lo hayas intentado.

;-)

P.D: Y al parecer, que yo no lo sabia, pero no se me nota que estoy nerviosa. Yo pensaba que si, y mira tu por donde que resulta que no. Lo se porque al final de la sesion hubo ronda de feedback para todo el mundo. Y lo bueno te lo decian -siempre al principio- pero lo malo tambien. Y ni pio de mis nervios dijeron.

lunes, 16 de julio de 2018

Habla...para que pueda verte!





"Hablapara que pueda verte!"- Sócrates.

Estimados todos... esta entrada la escribo para asegurarme de que no me echo atras. He decidido apuntarme a un club de Oratoria. Como suena.

Me he dado cuenta de que no consigo transmitir con claridad mis pensamientos, particularmente en el trabajo.

Soy perfectamente capaz de articular un discurso logico, organizado, claro, facil de entender. Mis presentaciones se utilizan en aforos publicos, incluyendo presentaciones a la prensa y congresos internacionales. Disegno y creo informes de la nada, preparo sumarios concisos y breves que se presentan en consejos, y al parecer "tengo una habilidad innata para procesar informacion y ofrecerla de manera intuitiva y facil a mi interlocutor independientemente del soporte".

Y sin embargo, cuando soy yo la que habla, no consigo transmitir la misma impresion que cuando me expreso por escrito.

En multiples ocasiones he visto como superiores y hasta colegas (!)  deciden exponer mi contribucion  porque no creen que yo sea capaz. Bueno, eso es lo que yo me supongo, porque en realidad  ni siquiera me preguntan, de descabellada que les debe parecer la idea.

Por no mencionar las veces que ni siquiera soy invitada a la reunion en cuestion, pero luego resulta que soy la que ha elaborado el informe de marras y a mitad de sarao mi jef@ de turno tiene que pedir que acuda para responder preguntas.

Asi que bueno, he encontrado varios clubs en Londres  (adoro esta ciudad...hay varios clubes de oratoria! ) y visitare los tres que  me vienen mejor por cuestiones de horario y ubicacion.

Quien sabe, alomejor hay gente interesante y todo, oye.

Hala bonita, y ademas ya de paso puedes practicar como gestionar la ansiedad, el miedo, el nerviosismo y el sentimiento de rechazo. Todo en uno.

Y acabo de registrarme y manana es mi primera visita ...si es que no se puede tener tanto tiempo libre.

jueves, 12 de julio de 2018

Miedo


Miedo. Ya lo he dicho. Tengo miedo. Pero yo soy Gestora, no Psicóloga. Bueno, para ser más exactos, he devenido Planning Officer, aunque sigo en la rama de Gestión.

Y me he pasado los tres últimos días pensando en cómo podría gestionar el miedo. Y he llegado a algunas conclusiones que paso a sistematizar a continuación. No es por amabilidad, es que pienso mejor escribiendo.  Allá van:


1.     Que es el miedo. 
El miedo es una emoción. De lo más útil, además. Ha permitido que el ser humano sobreviviera.

Es un sistema de alarma increíblemente eficaz,  el detonante de un montón de mecanismos evolutivos que harán que usted tome decisiones a velocidades de vértigo en situaciones que así lo requieren.

Así que dele las gracias a su miedo, es posible que le haya mantenido con vida.


2.     Cuando se convierte en un problema?
Cuando se siente miedo por algo que objetivamente no es peligroso. Y que por las más variadas y a menudo estúpidas razones,  una siente como tal.

Si está usted de buen humor ese día, puede tomárselo como un by-product de tan maravilloso mecanismo. 


3.     Miedo fundado o infundado
En primer lugar hay que decidir si es fundado o infundado. O, en otras palabras: si la situación es potencial y objetivamente peligrosa generara un daño. Si no lo es, probablemente un sentimiento de incomodidad.

Si el miedo es fundado y el daño real: salga corriendo de donde quiera que esté. Pero tampoco merece la pena preocuparse demasiado por este supuesto porque es probable que el propio miedo haya tomado las riendas de la situación y dado las ordenes necesarias para mantenerle a usted con vida. 

Si el miedo es infundado y el daño no es real, sino más bien una incomodidad, es bastante probable que nos encontremos ante una movida subjetiva de la más variada índole. Por lo general, no habrá sentimiento de urgencia. Aquí consulte con el profesional pertinente si desea usted mayor detalle.

Y en este último caso, siempre puede usted tratar de Gestionar el Miedo, ya que no puede superarlo. 


4.     Gestión del miedo infundado
Seguidamente debemos decidir si vale la pena hacer algo o es preferible retirarse.

Yo suelo guiarme por prioridades y consecuencias. Pero supongo que es un criterio tan válido como otro cualquiera. Batallas las justas.

Así que decida: Merece la pena pegarse por esto? O es preferible retirarse y reservar las fuerzas para alguna otra cosa? Es este el momento adecuado? Tengo los recursos que necesito?

Si hemos decidido que no merece la pena, entonces hemos de ser consecuentes con la decisión. No machacarnos inútilmente sobre el particular. Mostrar respeto por nosotros mismos y nuestras emociones y tratarnos con todo el cariño y compasión del que seamos capaces. 

Si por el contrario hemos decidido que seguiremos adelante, pero con miedo, entonces hay algunas cosas que podemos hacer para mejorar la situación: 

4.1 Asumir que haremos lo que sea con miedo. 
Que parece una obviedad, pero no lo es.

Eso significa que debemos tener en cuenta que el miedo rebajara el nivel de efectividad, por lo que debemos  re-ajustar las expectativas adecuadamente.

Un buen punto de partida es sustituir el perfeccionismo por la responsabilidad: En lugar de tratar de realizar la tarea o alcanzar el objetivo de manera perfecta y sin errores, decidir realizarlo de acuerdo a los parámetros que podemos controlar. 


4.2 Planificar adecuadamente. 
Incrementar el control sobre las circunstancias externas que dependan de nosotros mismos y reducirlo sobre las internas.

Reforzar el control y las medidas sobre las circunstancias externas -que dependan de nosotros mismos - suele incrementar las posibilidades de éxito por preparación: Memorizar, ensayar, planear, preparar planes B, etc. 

Por el contrario, enfocarse en las circunstancias internas (El miedo) hará que se incremente el propio miedo.

Para gestionar en lo posible las sensaciones y emociones internas, se puede utilizar alguna técnica de las que permiten cambiar el estado de ánimo: ejercicio, música, hablar con amigos, escribir, autocuidados etc.

Una vez manifestado, también es buena idea  ocuparse de aliviar los síntomas, del mismo modo que se ocuparía una de los síntomas de un catarro,  sin detenerse más allá de lo necesario (tener agua preparada si la boca se queda seca, tranquilizantes si se ha decidido que es una buena idea, etc.) 

Finalmente, de las circunstancias externas que no dependan de uno mismo, olvídese. 


4.3 Hacerlo
Con errores y con miedo. Y aprender del resultado.

Con el número suficiente de intentos es posible que el miedo se reduzca y la confianza aumente.

O es posible que no. Pero al menos, una tarea realizada con miedo y menos eficaz y perfectamente que sin miedo, sigue siendo mejor que nada.



                                                                                                 Buena suerte


miércoles, 27 de junio de 2018

Noches ardientes de ventanas abiertas y ópera



Tú y tu diario de emociones, Prot... todavía lo recuerdo, como podría olvidarlo? Hoy, escribiría una entrada para ti. 

Me he emocionado. Sí, yo misma. La "reina del hielo distante y no disponible". La mismita. En directo. Sin pensar. 

He ido por primera vez en mi vida a la ópera . Y ha sido hermoso. 

Ahora no me puedo dormir, qué se le va a hacer. Que entre este calor de noches de ventanas abiertas y la música que todavía resuena en mi cabeza,  llevo dando vueltas en la cama un par de horas. Y no parece que me vaya a tranquilizar en un ratillo. 

Ay!  

Ha merecido la pena.


sábado, 16 de junio de 2018

Mi tiempo y mi atencion


Vengo de mi tienda favorita. Se trata de un establecimiento de productos que traen directamente de granjas de las afueras de Londres. Un poquito parecido al mercado semanal, pero en una tiendecilla encantadora.

Ademas sirven desayunos, comidas y cenas. Pero todas en version saludable. Hay una segnora, de las de mandil y todo, que puedes ver como cocina desde el establecimiento. El menu es limitado, pero delicisioso y nutritivo. Se reduce a unas tres opciones normalmente. Eso si, el surtido de cafes, infusiones y tes es de antologia.

Yo solia ir por las tardes a por un cafe maravilloso, preparado con todo el cuidado del mundo, y me lo sacaba al parque, a unos bancos y mesas que hay justo enfrente de la tiendecita para estudiar cuando me aburria de estar en casa.

He estado yendo desde que me mude a esta casa. Y siempre ha sido una experiencia de lo mas agradable.

Hoy cuando iba a pagar mis verduras y mi cafe, uno de los tenderos al darme la vuelta me cogio la mano mientras se la acercaba al pecho y me miraba y me decia "Tu te llamas M. verdad, siempre te veo por el barrio sola, como estas tan sola siempre?"

Imagino que se habra tomado la molestia de mirar mi nombre al procesar mis pagos con tarjeta de credito. Y no me soltaba. Tuve que pedirle expresamente que lo hiciera. Ignore su pregunta y solo dije "Can  you please release my hand". Aun asi, no me soltaba. Tuve que soltarme yo misma empleando la fuerza.

Era evidente que esperaba que yo me interesara por su nombre, que esperaba una sonrisa o, mas llanamente, se creia con derecho a mi tiempo y mi interes.

Lleva tratando de llamar mi atencion  varios meses. Concretamente, desde que perdi peso. Antes no me hacia ni caso. Ahora es increiblemente incomodo.

Ha llegado a tal punto la situacion que yo, cuando voy,  me comporto como si padeciera algun trastorno de la personalidad, en plan autista. Y me da una rabia inmensa. A mi me gustaba ir a esa tienda. Esta abierta toda la semana y me permite comprar productos frescos, naturales, traidos de granjas. Y al lado de mi casa.

Este es el tipico "nice man" que se quejaria de que las mujeres no le prestan atencion cuando el es tan "nice".

Pues no, oiga. No me interesa usted lo mas minimo. No, no creo que yo le deba ni mi atencion ni mi tiempo. No tengo porque darle conversacion solo porque a usted le apetezca.

No me interesa porque yo le he oido a usted y a sus opiniones cuando usted no se fijaba en mi, y  no me gustan ni un pelo. Pero aunque no hubiera una razon concreta, yo a usted no le debo nada.

Mi comportamiento no ha podido ser mas expreso a la hora de transmitirle mis intenciones (nulas). Hasta el punto de que usted ha tenido que sujetarme fisicamente para impedir que yo me alejara y obligarme a escucharle.

Y finalmente, no me interesa lo mas minimo porque usted se cree con derecho a imponerse en mi vida. Con su comportamiento me demuestra que lo que a usted le apetece es mas importante que los limites que yo he marcado clara e inequivocamente.

Vayase a la porra, quiere? - Estoy harta.

Aqui Pippa Evans explicandolo menos enfadada que yo: Clik here







martes, 12 de junio de 2018

Una de amigos



Estaba equivocada. 

Pues sí, al fin me he dado cuenta. Todo mi problema con las relaciones personales reside en un mero equivoco de concepto. 

Según Google, la palabra amigo (del latín “amicus”) podría derivar del verbo “amore” (amar) o bien de “animi” (alma) y “custos” (custodia); en este caso, significaría “el guarda alma”. Pero hay quien dice que proviene del griego “a” (sin) y “ego” (yo) y que equivaldría a “sin yo”, es decir, “sin ego”.

Sin tantos tecnicismos, me he dado cuenta de que hoy día se considera "amigo" a alguien que te acompañe a eventos, principalmente, para entretenerte. Y ya está.

Mis expectativas para un amigo eran bastante más altas, y también mi comportamiento respecto a ellos.

Para mí un amigo era una persona que te acompañaba, por periodos de duración variable dependiendo de las circunstancias, con una intención de cuidado y respeto mutuo. Alguien con un genuino interés en tu evolución como persona, en ayudarte a alcanzar la mejor versión posible de ti misma. Alguien que se comunica honesta y directamente contigo, sin manipulaciones ni segundas intenciones.

Ha sido rebajar expectativas y de pronto, todas mis relaciones se han arreglado ipso facto. Mano de santo.

Se han salvado unas poquitas personas, muy poquitas. Otras las he puesto en cuarentena. 

Lo he comprobado durante mi viaje. He organizado encuentros con todas las personas que estaban disponibles, incluyendo aquellas con las que tenía algún tipo de “roce”.

Aquí he tirado de teoría pura  y dura, que para algo me tenía que servir todo lo que he estado estudiando últimamente. Concretamente, todo el capítulo de “Stakeholder Management” que se da en Analysis de Negocio y Project Management.

Sorprendentemente, funciona a las mil maravillas con relaciones personales: Mapping stakeholders, analysis de la situación, del interés, de que quieres obtener de esa persona, de cómo crear “rapport”, de cómo lidiar con un “stakeholder difícil”, de como “reparar una relación con un stakeholder” etc 

El sentimiento de vacío y tristeza que me ha producido esta nueva certeza es indescriptible.

Y por supuesto, la cuestión final: De verdad me interesa a mi tener "amigos" para esto? 

Yo no necesito que nadie me entretenga, ni tampoco sirvo para monito de feria. 



sábado, 9 de junio de 2018

Qué pobres jueces temes




Y verás qué pobres jueces temes, y qué pobres jueces son de sí mismos.

lunes, 4 de junio de 2018

De sorpresa en sorpresa



Este viaje mío está resultando sorprendente. No salgo de una para entrar en la siguiente. 

Al parecer, unas compañeras de Instituto han retomado el contacto después de bastantes años de encuentros esporádicos y puntuales. Cuando se enteraron de que venía, organizaron una comida y me invitaron. De hecho re-organizaron sus agendas por mi.  

Me encanto verlas. Pero sobretodo me tiene alucinada el sentido de “cuidado” y “gratitud” inmensa que emana de todas las interacciones.

Estamos todas tan sorprendidas de lo bien que ha salido todo, agradecidas por constatar que el sentimiento es mutuo  y  maravilladas de poder contar con las cuatro de nuevo como grupo que todas las interacciones destilan esos mismos sentimientos.

No recordaba cómo había conocido a M.C., una de ellas. Y hoy me lo ha contado.

Segun su version, corroborada por las demas,  estábamos todas juntas. M.C. y yo acabábamos de ser presentadas. Las demás nos conocíamos porque asistíamos a unas clases optativas juntas. Y entonces el tipo con el que salía M.C. por aquel entonces, se presentó a la salida del instituto junto a un amigo para montarle un numerito: insultos, amenazas…vamos, el lote completo.

Y según me ha contado M.C., yo fui la única que le plante cara al susodicho. Parece ser que ni me inmute. Me enfrente a el,   y despues,  cogiéndola del brazo mis palabras textuales fueron “M. tú no tienes por qué aguantar esto” y la saque de allí. 

Me dijo que siempre había querido darme las gracias por ello. Y que lo hacía ahora. Me emociono su reconocimiento. 

Ni siquiera recuerdo el episodio. Imagino que porque en mi mente no alcanzaba siquiera la categoría de “incidente”, comparado con las situaciones con las que tenía que lidiar a diario.

Crecer rodeada de abusos, maltratos, hambre, suciedad, abandono,  adultos alcoholizados y esquizofrenia paranoide violenta es lo que tiene. Que ni te inmutas cuando un niñato de 15  se pone a gritar incoherencias en mitad de la calle a plena luz del sol, a las puertas de una institucion publica, donde el peligro de daño real es nulo- más allá de la vergüenza que la situación pueda producir.

Así y todo, me he emocionado. Me hizo sentirme orgullosa de mi “Younger self”. De ese desastre de personita que yo era.



domingo, 3 de junio de 2018

20 años y un mar entre nosotros


Pues tengo un ex-compañero de facu que se ha pensado que era una buena idea esperar a que pasasen 20 años y un mar entre nosotros para lanzarse a tratar de robarme un beso. Veinte años se lo ha pensado el hombre. Veinte. Y yo que creí que se tropezaba o algo así.

Le aparté.

Para cuando conseguí recuperarme de la impresión, me hallaba inmersa en el abrazo más cálido que he recibido en años. 

Sin beso. 

Y para cuando yo empezaba a enterarme de que carajo estaba pasando, él se marchaba. 

Miles de años de evolución humana para desarrollar el lenguaje como herramienta de comunicación y yo tengo que dedicarme a interpretar señales. Hay que joderse. 

No me parece un sistema eficaz, la verdad. 

domingo, 24 de septiembre de 2017

Entretenida estoy un rato


Sumergida en mi habitual "sentimiento Alicia". No me entero de nada. 

Algo he hecho -ignoro completamente el que- que el bueno de A. se ha pasado toda la semana ignorandome a proposito. Se que lo hace a proposito, lo que no consigo entender es el porque. 

Se que lo hace a proposito porque si por un casual me acerco a el, acusa cada uno de mis movimientos como si estuviera conectado a mi con una cuerda. Se tensa si me acerco, se gira, mira donde yo miro, se agita, por los pasillos siempre me tropiezo con su mirada clavada en la mia. 

Y asi y todo, se niega a hablarme. Y luego dicen que las complicadas somos nosotras. 

Que digo yo, que tambien el hombre vaya punteria no? Justo cuando a mi me da por decidirme, va el y se dedica a hacer el gilipollas. 

Con lo bonito y facil que seria que me preguntase. O que me dejara preguntarle a mi -pero para eso tendria que hablarme, claro.

Que carajo habre hecho? No tengo ni idea. 

Eso si, entretenida estoy un rato con todo este circo. 

Pues nada...siguiente!!!